viernes, 29 de abril de 2011

SENTENCIA DICTADA EN EL PROCESO SEGUIDO CONTRA ELVIRA TORRES DE SILVA Y OTRO, POR EL DELITO DE DIFAMACIÓN.

JUZGADO PENAL UNIPERSONAL – LAMBAYEQUE

EXPEDIENTE : 00140-2011-0-1708-JR-PE-01
ESPECIALISTA : MATILDE R. SAMPEDRANO DURANGO.
QUERELLADOS : ELVIRA TORRES DE SILVA Y OTRO.
DELITO : DIFAMACION.
QUERELLANTE : EDWIN YOMONA YOMONA.



SENTENCIA

LAMBAYEQUE, VEINTINUEVE DE ABRIL
DEL AÑO DOS MIL ONCE.-
RESOLUCIÓN NÚMERO: NUEVE
VISTOS Y OIDA: La presente causa en audiencia pública:


1. IDENTIFICACION DE LOS QUERELLADOS:
MANUEL JESUS SILVA LUDEÑA, identificado con documento nacional de identidad numero 16527681, natural de Celendín Cajamarca, domiciliado en Los Libertadores Mz D Lote 6 – Lambayeque, casado, de cincuenta y siete años de edad, nacido el día treinta y uno de Mayo de mil novecientos cincuenta y tres, hija de don Manuel Jesús Silva Silva y María Teofilo Ludeña Chávez, grado de instrucción: cuarto año de secundaria, chofer, tiene un tatuaje en la parte posterior del brazo izquierdo con la forma de una paloma con la letra “J” en el centro; así como las iniciales “M” “S” y una quemadura en el brazo derecho, y no registra antecedentes penales.
ELVIRA TORRES DE SILVA identificado con documento nacional de identidad numero 16527678, natural de Chepen, domiciliado en Los Libertadores Mz D Lote 6 – Lambayeque, casada, de sesenta y cinco años de edad, nacida el día doce de Febrero de mil novecientos cuarenta y seis, hija de don Demetrio Torres Pasco y Margarita Salcedo Briones, grado de instrucción: primaria completa, ama de casa, sin tatuajes, y no registra antecedentes penales.

2. PRETENSIÓN PUNITIVA:

2.1. Teoría del caso de la parte querellante.- En el alegato preliminar el abogado del querellantes señaló que el día dieciséis de Diciembre del año dos mil diez, a las ocho horas con treinta minutos, los querellados se apersonaron al domicilio del querellante a fin de que éste reciba un trabajo escolar de su nieta de iniciales B.A.H.S, a lo cual no accedió el agraviado puesto que resultaba extemporáneo ya que se habían entregado las respectivas actas; sin embargo, los querellados lo insultaron, le mentaron la madre al querellante y patearon la puerta de su casa, hechos presenciados por el testigo Juan Carlos Santamaría García.
Arguye el abogado del querellante que luego de los hechos descritos su patrocinado se fue a la I.E. Sara A. Bullon, en donde fue insultado nuevamente por los querellados quienes lo amenazaron con denunciarlo por acoso sexual, hechos presenciados por Antonio López Sono y Rosa Arevalo Chuzon.
2.2. Calificación jurídica.- El supuesto fáctico antes descrito ha sido calificado jurídicamente por la querellante como delito contra el honor, en las modalidades de Difamación agravada, tipificado en el artículo 132 del Código Penal.
2.3. PETICIÓN DE PENA El Abogado de la parte querellante solicitó por ello se le imponga la pena máxima para este delito.
3. PRETENSION CIVIL: El querellante solicita el pago de veinte mil nuevos soles por concepto de reparación civil.
4. ARGUMENTOS DE LA DEFENSA.
Teoría del caso de la defensa. Por su parte, la defensa de la querellados refirió que va a demostrar en el Juzgamiento que el día de los hechos la nieta de éstos se apersonó al domicilio del querellante para entregarle un trabajo; sin embargo, éste le tiró la puerta, por lo que los procesados se apersonaron al domicilio del citado profesor para indagar lo sucedido, ya que en esa fecha aún no había concluido el año escolar, y por ende el querellante estaba en la obligación de atender a la alumna y a sus patrocinados; por lo que niega los hechos expuestos por la parte querellante en su teoría del caso.

4.1. Posición de los querellados. Los querellados manifestaron que no se consideran responsables de los hechos imputados.
4.2. CALIFICACIÓN JURÍDICA DE LA DEFENSA: La parte querellada no ha objetado la calificación jurídica efectuada por el querellante.
4.3. PETICIÓN DE LA DEFENSA: La defensa solicitó la absolución de los querellados con expresa condena de costos y costas.

Luego de efectuada la actuación probatoria y expuestos los alegatos finales de las partes, se declaró cerrado el debate, se pasó a deliberar y se dispuso la lectura de la sentencia para el veintinueve de abril del año en curso, a las quince horas, en la Sala de Audiencias del Juzgado Unipersonal de Lambayeque, que se realizara con las partes que concurran a dicho acto.
CONSIDERANDO:
PRIMERO: El delito contra el honor en su modalidad de Difamación, previsto y sancionado en el artículo 132 del Código Penal, se configura cuando “el agente, ante varias personas, reunidas o separadas, pero de manera que pueda difundirse la noticia, atribuye a una persona, un hecho, una cualidad o una conducta que pueda perjudicar su honor o reputación”; siendo una forma agravada de dicho delito sí la difamación se refiere al hecho previsto en el artículo 131 (delito de calumnia).
El bien jurídico en el delito de Difamación es el honor vinculado a la dignidad personal.
SEGUNDO: Tal como lo señala Ramiro Salinas Sichha en su obra Derecho Penal Parte Especial: “Lo trascendente en el hecho punible de difamación es la difusión, propalación o divulgación que se realice o haya la posibilidad de realizarse del acontecimiento ofensivo que se imputa al sujeto pasivo o victima. Esta circunstancia es la que le da la peculiaridad frente a los delitos de injuria y calumnia… De este modo, no cabe discusión que se trata de una injuria con característica especial: la difusión de la noticia ofensiva o injuriante. El sujeto activo debe comunicar a otras personas algún hecho, cualidad o conducta al honor del sujeto pasivo”.
TERCERO: ACTUACION PROBATORIA: Durante el desarrollo del Juicio Oral fueron actuados los siguientes medios probatorios:
3.1. DE LA PARTE ACUSADORA- PARTE QUERELLANTE:
3.1.1. PRUEBA TESTIMONIAL
TESTIMONIAL DE JUAN CARLOS SANTAMARIA GARCIA:
Sometido al interrogatorio del abogado del querellante dijo que el día dieciséis de Diciembre del año dos mil diez, en horas de la mañana se constituyó al domicilio del querellante, a fin de tratar asuntos personales.
Refirió que al momento de los hechos se encontraba en el interior del domicilio, y escuchó que el querellado le dijo al agraviado “hijo de puta” “concha tu madre”, “te voy a sacar la mierda” y lo amenazó que lo iba a denunciar.
Manifestó que el querellado pateó la puerta de querellante, quién le dijo al querellado que se retirara y se dejara de molestar.
Precisó que en el interior de la casa escuchó cuando el querellado pateó la puerta, por lo que se acercó a ella vio que el querellado era quién profería las palabras soeces ya mencionadas, el cual estaba al frente de la citada puerta, y vio que los transeúntes que pasaban se paraban a mirar.
Sometido al contra interrogatorio del abogado defensor dijo que no puede precisar los asuntos personales que fue a tratar con el querellante.
Precisa que la primera vez que tocaron la puerta escuchó la voz de una señora que le dijo al querellante que le recibiera el trabajo de una alumna, pero el profesor le dijo que eso debía hacerse en el Colegio, pero la señora insistió, y en ese momento un puño entró por la ventana y luego patearon la puerta, por lo que el querellante abrió la puerta, y vio a una persona que hablaba palabras soeces y vociferaba.
Refirió que la querellada no expresó palabra ofensiva al querellante.
Al re directo dijo que tiene amistad con el querellante y que a los querellados no los conoce, y solo los ha visto el día de los hechos, y reconoció al querellado como la persona que fue a la casa del querellante.
Al contra interrogatorio dijo que es amigo del querellante desde hace cinco años, y que la puerta permaneció abierta durante cuatro minutos
El señor Juez requirió que el testigo hiciera algunas precisiones, por lo que le preguntó si vio cuando el querellado pateo la puerta del querellante dijo que no ha visto y que solo escuchó un sonido, y no explicó coherentemente como determinó que fue el querellado quién pateo la puerta.
TESTIMONIAL DE ANTONIO LOPEZ SONO:
Sometido al interrogatorio del abogado del querellante manifestó que el día de los hechos el querellado entró en forma acalorada y preguntó por el profesor Yomona, luego lo agarró de los brazos y lo empujo a la dirección, por lo que intervino y les dijo que se retiraran por qué estaban en la dirección, pero el querellado lo gran puteo al querellante y le dijo que lo iba a denunciar por acoso sexual.
Dijo que al momento de los hechos el querellado estaba en la parte de afuera de la dirección y en ese lugar fue donde lo cogió de los brazos.
Dijo que no ha escuchado que el Profesor Yomona haya insultado al querellado y que en el lugar de los hechos estuvieron la tesorera de la APAFA y unas tres a cuatro personas.
Sometido al contra interrogatorio del abogado de los querellados dijo que es trabajador administrativo de la I.E. Sara A. Bullon; sin embargo, no trata ni conversa con el querellante.
Se ratificó en que el querellado lo cogió de los brazos al querellante y lo empujó hacia la dirección y en ese momento él intervino y los saco a los dos, precisa que él era la única persona que se encontraba en el interior de la dirección, y que en el exterior estaban tres o cuatros personas, entre las cuales se encontraba la integrante de la APAFA, y desconoce quienes eran las demás personas.
Al re directo dijo que el querellante no es su jefe.
El señor Juez le requirió algunas precisiones al testigo quién dijo que la querellada si estuvo presente en el lugar de los hechos pero que no participó en los mismos; y precisa que cuando ha manifestado que el querellado lo gran puteo al querellante se refiere a que le mentó la madre.
TESTIMONIAL DE MARIA ROSA ELIZABETH AREVALO CHUZON DE CHAFLOQUE.
Sometida al interrogatorio del abogado del querellante dijo que es madre de familia de la I.E. Sara A. Bullon y que fue elegida como directiva de la APAFA el año pasado, para el año dos mil once.
Indica que el día de los hechos fue a pedir a un señor Marco una relación de padres de familia en la sub dirección del nivel primario, y en ese lugar escuchó bulla, pero pensó que provenía de la calle, y cuando regresó por el pasadizo se dio cuenta que el bullicio era dentro de la institución, y vio que el querellado estaba en forma agresiva y alzó la mano para agredir al querellante, pero no llegó a observar si es que lo llegó agredir; refiere que el querellado le reclamaba porqué no le había recibido el cuaderno a su nieta y que lo iba a denunciar por qué era un abusivo con las alumnas, por maltrato psicológico y acoso sexual; por lo que ella se acercó al querellado y le dijo que no usara esos términos en la I.E. por qué tenía que respetar a las alumnas y precisa que habían dos personas a larga distancia de los hechos; y luego habló con la querellada, y vio que llegó la Subdirectora Juana Piscoya y se llevó a los padres de familia, y luego ya no observó que mas sucedió.
Dijo que antes de los hechos solo conocía de vista al profesor Yomona.
Manifestó que el día de los hechos ya habían acabado las clases, pero las alumnas iban para informarse de sus notas, y que ella estuvo cerca del lugar donde se produjeron los hechos, refiriendo que estuvo a una distancia parecida a la que en este juicio se encuentra con relación al abogado del querellante.
Precisó que las personas que estaban mas cerca del lugar de los hechos fueron el señor Antonio y la declarante; así como alumnado, y dos o tres madres que no estaban cerca.
Sometida al contra interrogatorio del abogado de los querellados dijo que ella representa a los padres de familia, y reiteró lo expuesto en el interrogatorio respecto a como sucedieron los hechos.
Dijo que no puede precisar a la hora que llegó al colegio ni el tiempo que estuvo en la sub dirección.
Al re directo dijo que no vio que la querellada haya insultado al profesor, y precisa que el señor Marco que ha hecho referencia se apellida Urbina, y que los querellados estuvieron cerca de la Dirección y observó la presencia del trabajador Antonio López Sono en el lugar de los hechos, pero no observó si este participó en los mismos.
Al contra examen se ratificó en que el querellado alzo la mano
A las precisiones que le solicitó el Juez dijo que la distancia que ella estuvo respecto al lugar de los hechos fue de medio metro; refirió que hubo diez alumnas que observaron los hechos, y dijo que a pesar de la corta distancia que se encontraba no pudo observar si el querellado llegó agredir al querellante, por qué el señor Sono intervino; refirió que ella estuvo fuera de la Dirección.

3.2. DE LA PARTE ACUSADA – PARTE QUERELLADA
3.2.1. EXAMEN DE LA QUERRELLADA ELVIRA TORRES DE SILVA: La querellada accedió declarar en juicio y manifestó que su nieta se fue al domicilio del querellante para que revise su trabajo, toda vez que éste no llegaba al colegio, pero el profesor le tiró la ventana de su puerta en la cara, por lo que su nieta regresó triste a su casa. Por tal motivo, junto con su esposo se constituyó al domicilio del citado profesor donde fue atendido por una señora quién le manifestó que si se encontraba el querellante, quién luego de verla le cerró la ventana hasta en dos oportunidades, por lo que su esposo se bajó de la moto y le golpeó un poco la puerta.
Refirió que luego se dirigieron a su casa y posteriormente al colegio Sara A. Bullon, pero el Director les manifestó que no los podía atender por qué estaba en una reunión, y que en ese lugar encontraron al querellante quién le comenzó a gritar, por lo que reclamó su actitud ya que le quiso faltar, ante lo cual su esposo intervino y lo detuvo.
Señaló que luego se dirigieron a la UGEL de Lambayeque, a la oficina de CADER, en donde le contó lo sucedido al encargado de dicha oficina, con quién luego se dirigieron al Colegio citado pero éste ya se encontraba cerrado, por lo cual se dirigieron a la casa del querellante en donde el encargado de CADER se entrevistó con el profesor, y al salir les comentó que no se podía hablar con ese docente y les sugirió que al día siguiente se fueron a la UGEL para que presentaran un informe.
Manifiesta que luego se han ido a la comandancia en donde su nieta manifestó que el profesor expulsaba a las alumnas por el solo hecho de que se les caía el lapicero.
Finalmente señaló que el querellante ha interpuesto la presente querella por qué se ha enterado que ellos lo habían denunciado ante la UGEL.
Sometida al interrogatorio del abogado de la parte querellante reitera que fue a la comandancia a presentar la denuncia en contra del querellante pero no se la recibieron, por lo que luego se fue al CADER de la UGEL, y que el profesor querellante se puso altivo en el Colegio Sara A. Bullón.
Precisó que se apersonó con su nieta y su esposo, tanto al domicilio del querellante como al Colegio Sara A. Bullon.
Respecto a la presencia de las personas que la querellada ha presentado como testigos de descargo manifestó que no se acuerda de su vestimenta y que éstos estaban en el “pasadizo para ir a la dirección”, y que no tiene ningún parentesco ni relación de amistad con ellos.
Sometida al contra interrogatorio de su abogado defensor dijo que su esposo en ningún momento le ha mentado la madre al querellante ni le ha indicado que éste era un acosador.

3.2.2. EXAMEN DEL QUERELLADO MANUEL JESUS SILVA LUDEÑA:
Manifestó que el día de los hechos su nieta llegó a la casa y lloraba, por lo que en compañía de su esposa y su nieta referida se dirigieron a la casa del profesor Edwin Yomona, quién le abrió la puerta y al hablarle sobre el asunto de su nieta, pero el querellante le dijo que la gente iba a pensar que él le llegaba a ofrecer plata, y le cerró la puerta, por lo que volvió a tocar la puerta un poco mas fuerte, y el querellado volvió abrir y le dijo “fuera de aquí”, por lo que se fue a presentar la denuncia al Colegio Sara A. Bullon y después a la UGEL. Precisa que el querellante es una persona déspota y malcriado, y niega que lo haya insultado ni agredido físicamente, ya que él sabe en su condición de ex efectivo de la Guardia Civil que eso está prohibido, pero admite que le dijo que lo iba a denunciar.
Sometido al interrogatorio del abogado del querellante precisó que el momento en que el querellante lo insultó a él fue cuando le cerró la puerta por segunda vez y que no sabe el motivo de la agresión.
Indicó que a la I.E. Sara A. Bullon se constituyó con su esposa y nieta, y que en dicho lugar se encontraba al lado izquierdo del pasadizo de la Dirección, y que los testigos que ha ofrecido en este juicio se encontraban en el lugar, pero que no se acuerda de su vestimenta.
Niega que haya pateado la puerta del querellante, aunque admite que tocó la puerta con más fuerza en la tercera oportunidad.
Sometido al contra interrogatorio de su abogado defensor dijo que en ningún momento ha insultado al querellante, ni que le haya dicho acosador o violador.
3.2.3. PRUEBA TESTIMONIAL:
TESTIMONIAL DE DELIA MERCEDES CORNEJO AMAYA:
Sometida al interrogatorio del abogado de los querellados dijo que el día en que ocurrieron los hechos estuvo junto con una amiga en la I.E. Sara A. Bullon por qué esperaba a la profesora Juana Piscoya para tratar asuntos personales.
Dijo que los hechos ocurrieron a las diez horas y once de la mañana y estaba sentada en una banca, cerca de un pasadizo, y escuchó a una mujer que decía “usted no debe tratarme de esa manera” “como mujer necesito respeto”; pero el querellado le levantó la voz, por lo que la querellada le dijo que lo iba a denunciar a la UGEL, pero el profesor se puso prepotente; luego el esposo de la querellada le ha reclamado al querellante; finalmente el guardián se acercó y le dijo que se retiraran, y luego ella y su amiga se apartaron y siguieron esperando a la profesora Juana Piscoya.
Dijo que no ha escuchado que el querellado haya proferido palabras soeces al querellante.
Al ser sometido al contra interrogatorio del abogado del querellante refirió que no tiene parentesco alguno con los querellados, y precisa que el motivo por el que fue a ver a la profesora Juana Piscoya fue que ellas pertenecen a un grupo.
Dijo que se encontraba en una banca ubicada en un pasadizo, pero no precisó la ubicación exacta del mismo.
Dijo que los querellados estaban en el pasadizo, afuera de la dirección, y el querellante recién llegaba; vio la presencia de pocas personas (ocho a diez personas) cerca de su ubicación. Refiere que de la banca en que ella estaba sentada a la dirección hay tres metros de distancia, aproximadamente.
TESTIMONIAL DE ENERLINDA VELA PORTOCARRERO: Sometido al interrogatorio del abogado de los querellados refirió que ella estuvo en la I.E. Sara A. Bullon cuando sucedieron los hechos.
Respecto a los hechos dijo que la querellada fue a verlo al profesor, pero que éste se puso malcriado, por lo que la querellada le dijo que lo iba a denunciar a la UGEL; ante lo cual el profesor cogió de los brazos a la querellada, por lo que intervino el esposo de ésta.
Dijo que no ha escuchado que el querellado haya proferido alguna palabra ofensiva al profesor.
Refirió que un trabajador del colegio intervino en los hechos.
Manifestó que se fue acompañar a su amiga Delia Cornejo.
Al ser sometido al contra interrogatorio por parte del abogado del querellante precisó que no conoce a los querellados y que vive cerca de su amiga referida.
Dijo que cuando ella salió encontró a los querellados, y la querellada le pidió su dirección, a lo cual ella accedió.
Refirió que ella estuvo en la I.E. a las diez a once y treinta, aproximadamente, y se encontró al lado del portón y no puede precisar que distancia hay desde dicha lugar a la Dirección, así como precisa que había pocas personas presenciando los hechos, y no precisa que tiempo en el lugar de los hechos.
El Juez le requirió la testigo precisiones, a lo cual dijo que el profesor fue quién cogio de los brazos a la querellada y que él dijo que ella era una persona mala por qué se había ido a hacerle problemas a su casa; y no conoce el nombre del trabajador del colegio ni recuerda sus rasgos físicos.
TESTIMONIAL DE RUTH EUGENIA LEON BERNA.
Sometida al interrogatorio del abogado de las querellados dijo que el día de los hechos materia de juzgamiento estuvo en la I.E. Sara A. Bullon, a las diez horas y treinta minutos aproximadamente, ya que fue a solicitar un certificado de estudios de su hija, la misma que egresó en el año dos mil nueve.
Refiere que estuvo ubicada por la puerta de la Dirección y presenció que la querellada y el profesor hablaban en voz fuerte, y la primera le reclamaba por qué era un malcriado, atrevido, que ella era una persona mayor, y que lo iba a denunciar a la UGEL, y que el esposo de la querellada le cogió sus manos al profesor.
Manifestó que no escuchó agresiones verbales por parte del querellado hacia el profesor.
Finalmente vio que llegó el portero de la I.E. y los separó y precisó que los hechos se produjeron cerca de la Dirección.
Al ser sometido al contra interrogatorio por parte del abogado del querellante dijo que no tiene parentesco ni amistad con los querellados, que estuvo veinte minutos en la I.E. antes referida, que vio a cuatro personas a quienes no las conoce, y que ella estuvo a una distancia de tres metros del lugar donde se produjeron los hechos, conoce de vista al profesor Yomona.

CUATRO: VALORACION DE LAS PRUEBAS POR LAS PARTES – ALEGATOS FINALES:
- El abogado de la parte querellante alegó que se ha acreditado que el día de los hechos, los querellados se han apersonado al domicilio del querellante, donde le han mentado la madre y lo han agredido físicamente, hechos aceptados por los querellados. De igual forma refiere que se acreditado que en la I.E. Sara A. Bullon, los querellados le imputaron la comisión del delito de actos contra el pudor previsto en el artículo 176 A; y que se ha realizado tocamiento indebidos, ante la presencia de varias personas; hechos aceptados por los querellados; así como por los testigos de cargo y descargo. Refiere que los testigos del querellado no han podido justificar su presencia en el lugar de los hechos, ya que dicho hecho ha sido descartado por los testigos Antonio Sono y Rosa Arevalo. Finalmente solicita la aplicación de la pena de dos años privativa de libertad, ciento veinte días de multa y veinte mil nuevos soles por concepto de reparación civil que deben pagar los agraviados.
- La defensa de los querellados alegó que el móvil de la interposición de la querella es por el temor del querellante de una denuncia por maltrato psicológico, y alega que se ha producido solo una discusión, hecho acreditado por las contradicciones de los testigos de cargo, ya que el testigo Antonio Sono ha dicho que en ningún momento el querellado golpeó al querellante, mientras que la testigo Arevalo ha manifestado que el querellado alzo la mano; por lo que solicita la absolución de los cargos y la expresa condena de costos y costas.
- El agraviado alegó que al momento en que ocurrieron los hechos las actividades académicas ya habían concluido, y se ratificó en los hechos expuestos en su querella; refirió que los querellados lo han acusado de haber manoseado a su hija, manifestó que él ha procedido a interponer la querella por qué fue denunciado ante la UGEL, no obstante él haber sido el agredido.
- La querellada Elvira Torres de Silva se ratificó en su inocencia.
- El querellado Manuel Jesús Silva Ludeña se ratificó en lo expuesto al momento en que fue examinado y negó que lo haya agredido física y verbalmente al querellante, y mas bien ha sido el querellante quién agredió a su esposa
QUINTO: VALORACION JUDICIAL DE LA PRUEBA:
5.1. HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS PROBADAS:
a) El querellante se negó a recibir un trabajo escolar a la nieta de los querellados; el día dieciséis de Diciembre del año dos mil diez, hecho aceptado por los querellados,.
b) Los querellados se apersonaron al domicilio del querellante para reclamarle por la recepción de un trabajo de su nieta, el día dieciséis de Diciembre del año dos mil diez; hecho acreditado con la testimonial de Juan Carlos Santamaría García.
c) Horas después de haberse producido el incidente en la casa del querellante, éste y los querellados se han encontrado a inmediaciones de la Dirección de la I.E. Sara A. Bullon; hecho acreditado con las testimoniales de cargo y de descargo, y aceptados por las partes.
5.2. HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS NO PROBADAS:
a) No se ha acreditado que la querellada Elvira Torres de Silva haya insultado al querellante en su domicilio, pues, el testigo Juan Carlos Santamaría García, no ha referido en su testimonio tal hecho, puesto que señaló que la participación de la querellante se limitó a pedir la recepción del trabajo de su nieta.
b) No se ha acreditado que los hechos ocurridos en la casa del querellante hayan sido presenciados por personas ajenas a las partes, pues, el testigo Juan Carlos Santamaría García no ha explicado coherentemente como es que estando en el interior de la casa del querellante pudo ver a transeúntes que se detuvieron para presenciar los hechos; además de no haber sido actuado ningún otro medio probatorio que corrobore la versión del testigo referido
c) No se ha acreditado que la querellada Elvira Torres de Silva haya insultado al querellante en la I.E. Sara A. Bullon, pues, ninguno de los testigos de cargo o de descargo han referido tal hecho.
d) No se ha acreditado en el grado de certeza que el querellado Manuel Jesús Silva Ludeña haya proferido las palabras señaladas en la querella y en la teoría del caso, por el merito de la siguiente prueba actuada:
• PRUEBA DE CARGO:
Con relación a los hechos sucedidos en la casa del querellante, tal como se ha señalado anteriormente, el testimonio de Juan Carlos Santamaría García no ha sido corroborado con otro medio probatorio, más aún que ni siquiera se ha ofrecido la testimonial del agraviado; en consecuencia resulta insuficiente para causar en el Juzgador convicción en el grado de certeza.
Respecto a los hechos sucedidos en la I.E. Sara A. Bullon, los testigos Antonio López Sono y Rosa Arevalo Chuzon han referido que el querellado referido le mentó la madre al querellante; así como le dijo que lo iba a denunciar por acoso sexual.
Así mismo los citados testigos han referido que en el lugar de los hechos observaron la presencia de tres a cuatro personas; así se tiene que el testigo Antonio López Sono refirió que en el exterior estaban tres o cuatros personas, entre las cuales se encontraba la integrante de la APAFA (Rosa Arevalo Chuzon), y desconoce quienes eran las demás personas, mientras que la testigo Rosa Arevalo Chuzon refirió que las personas que estaban mas cerca del lugar de los hechos fueron el señor Antonio y la declarante; así como alumnado, y dos o tres madres que no estaban cerca.
De lo expuesto, se tiene que los testigos de cargo no han descartado en forma fehaciente la presencia de los testigos de descargo en el lugar de los hechos.
• PRUEBA DE DESCARGO:
Con relación a los hechos sucedidos en la casa del querellante, los querellados no se ha actuado ninguna prueba de descargo; sin embargo, debe señalarse que el querellado ha negado en forma uniforme y reiterada que haya agredido física y verbalmente al querellante, ya que solo le ha reclamado por su actitud prepotente.
Con relación a los hechos sucedidos en la I.E. Sara A. Bullon se han actuado las testimoniales de Enerlinda Vela Portocarrero, Ruth Eugenia León Berna y Delia Mercedes Cornejo Amaya, quienes han declarado que han presenciado los hechos ocurridos en dicho lugar.
De igual forma han señalado que no han escuchado que el querellado haya proferido palabras soeces contra el querellante.
Debe tenerse en cuenta que los testigos referidos han justificado su presencia en la I.E. Sara A. Bullon, pues, la testigo Delia Mercedes Cornejo Amaya ha referido que fue a dicho lugar a tratar asuntos personales con la Profesora Juan Piscoya, docente que si trabaja en la referida Institución Educativa, ya que la testigo de cargo Rosa Arevalo Chuzon ha mencionado que es Sub Directora y que incluso participó en los hechos cuando se llevó a los padres de familia. De otro lado la testigo Enerlinda Vela Portocarrero justificó su presencia en el lugar de los hechos por qué ha referido que fue acompañar a su amiga Delia Cornejo; mientras que la testigo Ruth Eugenia León Berna indicó que el día de los hechos fue a gestionar un certificado de estudios de su hija.
Debe reiterarse lo expresado anteriormente, respecto que los testigos de cargo Antonio Lopez Sono y Rosa Arevalo Chuzon no han negado categóricamente la presencia de los testigos de descargo citados, pues, tal como han expresado en sus testimonios han dado cuenta de la presencia de otras personas en las inmediaciones del lugar donde se produjeron los hechos.

SEXTO: MOTIVO DE LA ABSOLUCION: Para que pueda emitirse una sentencia de condena, las pruebas actuadas durante el Juicio Oral tendentes a acreditar la responsabilidad penal del acusado respecto a la autoría de los hechos imputados, deben producir la convicción en el Juzgador en el grado de certeza, por lo que ante la mera posibilidad o probabilidad de la comisión del hecho delictuoso por parte del procesado, deberá absolvérsele de la acusación.
En ese sentido se tiene que los supuestos para expedir una sentencia absolutoria son: 1) La insuficiencia probatoria, la misma que no puede desvirtuar la presunción de inocencia; y, 2) La invocación del principio indubio pro reo (la duda favorece al reo) cuando existe duda razonable respecto a la responsabilidad penal del procesado.
Respecto a la insuficiencia probatoria, cabe indicar que a efecto de desvirtuar el derecho de presunción de inocencia, debe desarrollarse una mínima actividad probatoria con todas las garantías procesales.
En el caso de autos, tal como se ha señalado anteriormente, respecto a la autoría de los hechos imputados por parte de la querellada Elvira Torres de Silva, no se ha desarrollado esa mínima actividad probatoria que se exige, pues, tal como se ha señalado los testigos de cargo han manifestado en el juicio oral que no han escuchado a la citada procesada haber proferido insultos al querellante; por lo que no se ha logrado enervar el citado derecho de la presunción de inocencia, hecho corroborado con las pruebas de descargo, debiéndose precisar que la querellada ha negado en forma uniforme y reiterada los hechos imputados; en consecuencia el Juzgador debe absolver a la citada querellada.
Con relación al principio de indubio pro reo La Constitución Política del Perú recoge este principio en el artículo 139, numeral 11 cuando dispone”La aplicación de lo mas favorable al procesado en caso de dudas o conflicto entre leyes penales”.
Cabe indicar que el momento de la aplicación de este principio es en la etapa de la valoración de las pruebas que han sido actuadas en el juicio, ya que en ese momento el Juzgador verificará si el resultado de la prueba actuada le genera convicción en el grado de certeza o duda de la comisión del delito imputado.
En el caso de autos, tal como se ha señalado anteriormente, respecto a la autoría del querellado Manuel Jesús Silva Ludeña de la comisión del delito imputado, se tiene que las testimoniales de cargo resultan insuficientes, ya que tal como se ha señalado el solo testimonio de Juan Carlos Santamaría García resulta insuficiente para acreditar los hechos imputados supuestamente ocurridos en la casa del querellante, más aún si se tiene en cuenta que dicha versión no ha podido ser corroborada con la testimonial del agraviado por que no fue ofrecida como medio probatorio.
Respecto a los hechos imputados y que supuestamente han ocurrido en la I.E. Sara A. Bullon debe señalarse que las testimoniales de cargo no han desvirtuado en forma categórica las testimóniales de descargo, más aún si se tiene en cuenta lo señalado anteriormente, respecto a que no se ha desvirtuado la presencia de los testigos de descargo en el lugar de los hechos.
Por lo expuesto, al no haber la prueba actuada producido convicción en el grado de certeza en el Juzgador, sino mas bien se le ha generado un estado de duda respecto de la autoría de los hechos por parte del querellado Manuel Jesús Silva Ludeña, debe aplicarse el principio de indubio pro reo, en consecuencia se debe absolver al querellado de los hechos imputados.
SEPTIMO: COSTAS: De conformidad con lo dispuesto en el artículo 497 del Código Procesal Penal las costas están a cargo del vencido, pero el órgano jurisdiccional puedo eximirlo, total o parcialmente, cuando hayan existido razones serias y fundadas para promover o intervenir en el proceso. De lo actuado se tiene que el Juzgador considera que el querellante ha tenido una razón suficiente para solicitar la tutela jurisdiccional, y si bien es cierto los querellados Elvira Torres de Silva y Manuel Jesús Silva Ludeña han sido absuelta, esto ha sido por la aplicación del indubio por reo y por insuficiencia probatoria, por lo que debe eximirse del pago de las costas a la parte querellante.
Por éstas consideraciones, apreciando las pruebas y juzgando los hechos con criterio de conciencia que faculta la ley, y en aplicación de lo dispuesto en los artículos trescientos noventa y cuatro y trescientos noventa y ocho del Código Procesal Penal; Administrando Justicia a Nombre de la Nación FALLO: ABSUELVO A ELVIRA TORRES DE SILVA y MANUEL JESUS SILVA LUDEÑA, cuyas generales de ley obran en la parte expositiva de la presente sentencia de los cargos que se le imputan como autores del delito contra el honor, en su modalidad de DIFAMACION, previsto en el primer y segundo parrafo del artículo ciento treinta y dos del Código Penal vigente, en agravio de EDWIN YOMOMA YOMONA . DISPONIÉNDOSE la anulación de los antecedentes penales y judiciales que se hayan generado por la apertura del presente proceso. CONSENTIDA O EJECUTORIADA que sea la presente resolución y cumplidos que sean los plazos; ARCHIVESE LA PRESENTE CAUSA POR SECRETARIA, en la forma y estilo de Ley. Dándose por notificadas a las partes asistentes a esta audiencia; sin perjuicio que la presente resolución sea publicada en la dirección electrónica www.juzgadounipersonallambayeque.blogspot.com






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada