miércoles, 5 de enero de 2011

SENTENCIA DICTADA EN EL PROCESO SEGUIDO CONTRA CARLOS CHERO OLIVOS, POR EL DELITO DE HOMICIDIO CULPOSO.

JUZGADO PENAL UNIPERSONAL – LAMBAYEQUE

EXPEDIENTE : 05060-2009-6-1708-JR-PE-01
ESPECIALISTA : DENIS ANGULO DIAZ.
IMPUTADO : CARLOS ALBERTO CHERO OLIVOS.
DELITO : HOMICIDIO CULPOSO.
AGRAVIADO : URSUS ALDAIR ZAMBRANO IBANA


SENTENCIA

LAMBAYEQUE, CINCO DE ENERO
DEL AÑO DOS MIL DIEZ.-
RESOLUCIÓN NÚMERO: NUEVE.

VISTOS Y OIDA: La presente causa en audiencia pública:
1. IDENTIFICACION DEL PROCESADO :
CARLOS ALBERTO CHERO OLIVOS, identificado con documento nacional de identidad numero 16672647, natural de José Leonardo Ortiz – Chiclayo, domiciliado en la calle América 990– José Leonardo Ortiz, casado, de cuarenta y un años de edad, nacido el día veinticinco de Octubre de mil novecientos sesenta y nueve, hijo de don José Lorenzo Chero Sirlopu y María Mercedes Olivos Farro, grado de instrucción: superior, medico cirujano, sin tatuajes, y no registra antecedentes penales.
2. PRETENSIÓN PUNITIVA:
Mediante acusación fiscal el Ministerio Público formalizó su pretensión punitiva, mediante la atribución de los hechos, calificación Jurídica y petición de pena que a continuación se indican:
Teoría del caso de la Fiscal.- En el alegato preliminar la Fiscalía título su teoría de caso “Homicidio culposo de un inocente menor”. Señaló que el día veintiuno de Enero del año dos mil nueve, a las once horas y quince minutos, aproximadamente, según reporte del Policía del servicio de emergencia del Hospital Belén de Lambayeque, el menor Ursus Aldair Zambrano Ibana ingresó a dicho nosocomio, acompañado de un motótaxista y otro menor, por cuanto el agraviado sufrió un accidente de transito en circunstancias que se encontraba en una moto taxi, del cual sufrió lesiones graves; sin embargo, dicho menor recién fue atendido por el medico de turno del servicio de emergencia, Doctor Carlos Chero Olivos, a las doce horas con cuarenta y cinco minutos del mismo día, a pesar que de la historia clínica se ha determinado que la victima presentó un TEC grave, hecho corroborado con la respectiva historia clínica suscrita por el acusado, el protocolo de necropsia N o. 16-2009 y el certificado medico 2288- PMF, y a pesar de dicho hecho el agraviado no fue referido de forma inmediata a un Hospital de Mayor Nivel por la gravedad de las lesiones sufridas.

2.1. Calificación jurídica.- El supuesto fáctico antes descrito ha sido calificado jurídicamente por la fiscalía como delito contra la vida el cuerpo y la salud, en la modalidad de homicidio culposo, tipificado en el artículo 111, párrafo tercero del Código Penal (vigente a la fecha de la comisión de los hechos materia de juzgamiento) .
2.2. PETICIÓN DE PENA El Ministerio Publico solicita por ello se le imponga CUATRO años de pena privativa de libertad, mas la suma de QUINCE MIL nuevos soles por concepto de reparación civil.
3. ARGUMENTOS DE LA DEFENSA.
3.1. Teoría del caso de la defensa. Por su parte, la defensa del imputado refirió que en la acusación escrita se ha dejado entender que la causa de la muerte del agraviado fue por la falta de intervención quirúrgica, pero en el juicio se ha señalado que la causa fue una atención inoportuna; y señaló que en el Juzgamiento va a demostrar las siguientes cuestiones fundamentales: 1) El hecho imputado es atípico por la presencia del filtro de imputación objetiva, aumento de riesgo permitido no atribuible al imputado sino a la persona que lo accidentó, que incluso fue investigado por la Fiscalía; 2) Por falta de la determinación de la existencia de la regla del deber de cuidado objetivo. 3) No ha existido el actuar imprudente atribuido, ya que en los medios probatorios consistentes en la historia clínica y el certificado medico legal, ya señalados, no se ha establecido si la causa de muerte fue el TEC o el actuar negligente del acusado, 4) La existencia de una causa materialmente imposible de actuación desde el inicio del ingreso del paciente hasta el traslado al Hospital Las Mercedes de Chiclayo; ya que al momento del ingreso del agraviado el acusado estuvo atendiendo a otro paciente que había sido arrollado por un trailer y que la derivación no se produjo por el actuar del acusado sino por la falta de una ambulancia, ya que éste vehículo se había trasladado a un operativo por el desalojo del Bosque de Pomac; y, 5) No se le puede atribuir el hecho por la falta de entubación del paciente para su traslado, ya que la respiración del agraviado era la correcta.

3.2. Posición del acusado. El acusado manifestó que no se considera responsable de los hechos materia de investigación.
3.3. CALIFICACIÓN JURÍDICA DE LA DEFENSA: La defensa no ha objetado la calificación jurídica efectuada por el Ministerio Publico.
3.4. PETICIÓN DE LA DEFENSA: La defensa solicita la absolución del acusado

Luego de efectuada la actuación probatoria y expuestos los alegatos finales de las partes, se declaró cerrado el debate, se paso a deliberar y se dispuso la lectura de la sentencia para el día cinco de enero del año dos mil once, a las quince horas con cuarenta minutos, en la Sala de Audiencias del Juzgado Unipersonal de Lambayeque, la misma que se realizara con las partes que concurran a dicho acto.
CONSIDERANDO:
El establecimiento de la responsabilidad penal supone, en primer lugar la valoración de la prueba actuada con la finalidad de establecer los hechos probados; en segundo lugar, la precisión de la normatividad aplicable; y, en tercer lugar, realizar la subsunción de los hechos en la normatividad jurídica. Posteriormente, de ser el caso, se individualizará la pena y se determinará la Reparación civil. En consecuencia se tiene:
PRIMERO: El delito contra la vida el cuerpo y la salud, en su modalidad de Homicidio Culposo, previsto y sancionado en el artículo 111 primer párrafo del Código Penal, se configura cuando el agente, por culpa, ocasiona la muerte de una persona, siendo una causa agravante si el delito se produce por la inobservancia de reglas de profesión, tal como establece el tercer párrafo del citado dispositivo legal (vigente a la comisión del delito).
SEGUNDO: El tipo penal antes referido constituye un tipo abierto, es decir, dicho tipo no individualiza totalmente la conducta prohibida, sino que exige que el Juez lo complete, para lo cual deberá acudir a pautas o reglas que están fuera del tipo penal. En el presente caso, es deber del Juzgador determinar en base a las pruebas actuadas cual fue la regla de profesión (violación del deber objetivo de cuidado) que inobservó el acusado.
TERCERO: El bien jurídico en el delito de Homicidio Culposo es la persona humana en forma independiente y se configura cuando la conducta del agente ha inobservado un deber objetivo de cuidado, y por tal razón se produce el resultado muerte, es decir, la esencia de un delito culposo es el incumplimiento de la norma de cuidado, la misma que es objetiva y general, y por ende normativa. Tal como lo señala Ramiro Salinas Sicchha “Por deber de cuidado debe entenderse aquel que se exige al agente que renuncia a un comportamiento peligroso o que tome las precauciones necesarias y adaptadas al comportamiento peligroso, con la finalidad de evitar poner en peligro o lesiones de bienes jurídicos protegidos" .
Respecto a la inobservancia de los reglamentos y deberes del cargo señala el mismo autor que “… configuran un supuesto de culpa punible que puede derivar de cualquier normativa de orden general emanada de autoridad competente. Se trata de la inobservancia de disposiciones expresas (ley, reglamento, ordenanzas municipales, etc.) que prescriben determinadas precauciones que deben observarse en actividades de las cuales pueden derivar hechos dañosos. El desconocimiento u omisión de ellas genera una hipótesis de responsabilidad culposa, en la medida que el obrar de ese modo causara un resultado dañoso típico” .
CUARTO: Tal como lo señala Peña Cabrera Freyre: “En el caso de concreto del Homicidio culposo, el primer dato a saber, es que se haya producido la muerte de una persona, segundo dato a saber es que el resultado fatal haya obedecido a una conducta negligente del autor, tercer dato, es que dicha negligencia haya sobrepasado el riesgo permitido y cuarto dato, es examinar si efectivamente dicho resultado es la consecuencia directa de la conducta infractora del autor. Debe descartarse, la presencia de otros cursos causales hipotéticos, así como la auto puesta en peligro de la propia victima, en términos de imputación objetiva.”
QUINTO: ACTUACION PROBATORIA: Durante el desarrollo del Juicio Oral fueron actuados los siguientes medios probatorios:
5.1. DE LA PARTE ACUSADORA- MINISTERIO PÚBLICO:
5.1.1. PRUEBA TESTIMONIAL:
- TESTIMONIAL DE URSUS ZAMBRANO CHAVARRY
Sometido al interrogatorio de la Fiscal manifestó que es padre del agraviado. Precisó que al momento de fallecer su hijo tenia diez años, cursaba el quinto año de primaria, era un niño vivaz, juguetón, bromista y querendón con su familia.
Manifestó que interpuso la denuncia por qué constató que en el libro de ingreso del Hospital Belén se consignó que su hijo entró a dicho nosocomio a las once horas y quince minutos del día veintiún de enero del año dos mil nueve y fue evacuado recién a las cuatro de la tarde del mismo día, y que con dicha denuncia solo quiere que se haga justicia.
Refirió que el día en que se produjo el accidente se encontró en Bagua Grande, ya que trabaja en la carretera interoceánica, junto con su esposa, pues ésta también viajó a dicha ciudad por unos trámites administrativos.
Refirió que a las seis de la tarde de ese día regresó a su casa y encontró a su esposa llorando, quién le manifestó que su hijo estaba internado por qué había sufrido un accidente de mototaxi; luego fue a un locutorio y habló con su hermano Ben Hur Zambrano Chavarri quién estaba en el Hospital Las Mercedes y le manifestó que su hijo estaba grave y lo iban a operar, por lo que decidió viajar a Chiclayo.
Precisó que a las diecinueve horas con cincuenta minutos del mismo día le comunicaron que su hijo había fallecido.
Señaló que en la ciudad de Chiclayo no le comunicaron por qué su hijo no había sido operado.
Narró que el menor Antony Cervera le contó en el velorio de su hijo que a éste no lo querían atender en el Hospital Belén y que el acusado le manifestó que no avise a nadie, pero una persona mayor le recomendó que vaya avisar a la familia.
Señaló que a su suegra le avisaron después de una hora de ocurrido el accidente, y que ésta encontró a su hijo abandonado, pero que estaba conciente.
Sometido al contra interrogatorio por parte del abogado defensor manifestó que además del agraviado tiene una hija Wendy Zambrano Ibana, quién sufre taquicardia congénita, y que en la actualidad lleva un tratamiento psicológico por la muerte de su hermano en Essalud de Lambayeque, pero que no tiene los informes de dicho tratamiento.
Respecto a su hijo fallecido dijo que éste no sufría dolencia alguna.
Precisó que en la ciudad de Chiclayo ya no quiso investigar sobre el hecho por el dolor que tenía y no averiguó por qué su hijo no fue operado en el Hospital Las Mercedes ni requirió al Ministerio Publico que investigue tal hecho.
Respecto al accidente de la moto taxi le han indicado que su hijo se cayó de una moto taxi, pero que no conoce de las circunstancias y que ha tenido conocimiento que ha existido una investigación respecto al accidente de transito, pero que no conoce los resultados de dicha investigación.
Dijo que en su trabajo le proporcionan todos los seguros, en el cual se le incluye el seguro educativo.
Sometido al interrogatorio redirecto de la Fiscal dijo que la perdida de su hijo le ha dejado un dolor muy grande ya que éste iba a ser un gran profesional por qué quería ser médico.
Al contra interrogatorio del abogado defensor dijo que a su hijo no se le hizo un test de vocación profesional.

- TESTIMIONIAL DE ERIKA DEL ROSARIO IBANA RODRIGUEZ.
Sometida al interrogatorio de la señora Fiscal dijo es madre del agraviado, que denunció el hecho materia de juicio por qué su hijo ingresó al Hospital Belén a las once horas con quince minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve, y el acusado no lo atendió en forma oportuna, y que dicha denuncia no la ha efectuado por recibir dinero.
Dijo que el agraviado era un niño con muchas virtudes, estudioso, cariñoso con su familia, era un alumno destacado que ocupaba primeros puestos, etc.
Manifestó que el día en que se produjo el accidente se encontraba en Bagua para realizar unos trámites del seguro de sus hijos y que dejo a su madre al cuidado de éstos.
Refirió que el día de los hechos su hijo estuvo en una academia de fútbol y se dirigía al mercado a ver a su abuela materna en el negocio de ésta.
Precisó que quién le informó del accidente fue su cuñada Romina Zambrano Chavarri, quién la llamó a las cuatro de la tarde y le dijo que su hijo había sufrido un accidente de moto. Luego ella se comunicó a las cinco de la tarde con su madre quién le dijo que habían trasladado a su menor hijo al Hospital Las Mercedes y le iban a tomar tomografías. A las seis de la tarde la llamó su concuñada Karina y le dijo que su hijo iba ser operado por lo que tenía que viajar. Manifestó que su cuñado Ben Hur y su madre estuvieron al tanto del cuidado de su hijo en el citado Hospital.
Dijo que su madre le refirió que su hijo cuando llegó al Hospital Belén estaba consciente, preguntó por su hermana y vomitaba, luego se quedó dormido y que el acusado no ha estado presente ya que llegó a las dos de la tarde.
Sometida al contra interrogatorio por parte del abogado defensor dijo que su madre llegó a las doce horas y cuarenta y cinco minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve, aproximadamente; y que ha señalado que su hijo ingresó a las once horas y quince minutos del mismo día por qué existe un informe policial que consigna dicho hecho.
Manifestó que si conoce que ha existido una investigación contra el moto taxista, a quién lo absolvieron, y fue notificada de la resolución respectiva; no estuvieron conforme pero no impugnaron la misma a pesar que consultaron con su abogado.
Dijo que su cuñado Ben Hur le manifestó que no operaron a su hijo por qué éste sufrió tres paros respiratorios.
Al interrogatorio re directo de la Fiscal manifestó que el proceso iniciado contra el moto taxista se inició de oficio y que el proceso al acusado se inició en merito a su denuncia.

- TESTIMONIAL DE ANGELITA MERCEDES RODRIGUEZ PALACIOS, sometida al interrogatorio de la señora Fiscal dijo que fue abuela materna del agraviado y que vivía junto con él desde su nacimiento.
Respecto a los hechos materia de investigación dijo que el día en que se produjeron su nieto se dirigió a su academia de fútbol a las nueve de la mañana y que a las once horas tenía que ir a encontrase con ella en el Mercado Modelo.
Manifestó que a las doce horas y cuarenta minutos el señor Wilfredo Cervera le comunicó del accidente sufrido por su nieto y que estaba internado en el Hospital Belén, e inmediatamente se fue al citado Hospital donde llegó a las doce horas con cuarenta y cinco minutos. Precisó que encontró a su nieto en una camilla en short y polo, y tenia una herida que no la habían limpiado, llegó hablar con su nieto quién le preguntó por su hermana. La enfermera le dijo que el acusado no se encontraba en el Hospital.
Precisó que su nieto vomitó cuatro veces en forma intercalada hecho que lo recuerda por qué ella lo ayudó a vomitar.
Dijo que el acusado llegó después de una hora (dos de la tarde aproximadamente), quién ordenó que suturen la herida por lo qué le reclamó, y fue la única vez que lo vio, precisó que cuando llegó el médico su nieto ya estaba inconsciente y que en ningún momento le ha comunicado que su nieto había sido atropellado. Luego un enfermero le dio una receta para una radiografía y que además fue a comprar pañales. Al retornar encontró a su hijo con una mascarilla y una cosa que burbujeaba.
En ningún momento el acusado le dijo que su nieto debía ser trasladado en forma inmediata; tampoco le informaron que debía conseguir una ambulancia, y que a las quince horas un enfermero recién le comunicó que debía ser referido a Las Mercedes.
Manifestó que la enfermera presenció que su nieto vomitaba una sustancia blanquecina y no vio que la frente de su nieto haya estado hundida
Precisó que a las quince horas con treinta minutos el enfermero le comunicó que su nieto estaba mal por lo que tomó una moto junto con la otra a abuela y se fueron a la compañía de Bomberos para conseguir una ambulancia. Dicha ambulancia llegó a la dieciséis horas con quince, aproximadamente, y sacaron a su nieto.
Señaló que el enfermero que estuvo presente la acompañó a ella y a la abuela paterna en la ambulancia. Luego precisó que no sabe si esta persona era un enfermero o un interno.
Dijo que su nieto llegó en estado inconsciente al Hospital Las Mercedes y que el personal encargado de dicho nosocomio le dijo al interno del Belén por qué habían demorado en el traslado, y que en forma inmediata lo atendieron, tomaron tomografías, etc.
Manifestó que a su nieto no lo operaron por que sufrió dos paros respiratorios, debido a que en el Hospital Belén le retiraron el oxigeno y no se percató si lo atendió un Especialista.
Sometido al contra interrogatorio por parte del Abogado defensor respecto a su declaración previa dada ante el Ministerio Publico el día trece de Octubre del año dos mil nueve, manifestó que la misma la dio ante la presencia de un abogado defensor, y ante las supuestas contradicciones se reafirma que le avisaron a las doce horas con cuarenta y cinco minutos, aproximadamente; señaló que no solo salió del Hospital Belén a comprar pañales y ver la radiografía, sino que también salió a recoger dinero al mercado, a las trece horas y treinta minutos; y que se demoró diez minutos aproximadamente.
Requerida a que explique por qué en su declaración previa dijo que el Doctor Chero las había acompañado en la ambulancia precisó que ella no sabía quién era el Doctor Chero y que en la receta vio dicho apellido por lo que supuso que el interno se apellidaba de esa manera y se ratifica en que la única vez que vio el acusado fue cuando éste ordenó la sutura a su nieto; y que a la fecha en que dio su declaración previa no sabía quien era el doctor Chero.
Requerida por el abogado defensor a que explique por qué en la citada declaración previa no manifestó que el medico que recibió a su nieto en el Hospital Las Mercedes le dijo al interno del Hospital Belén por qué habían demorado en el traslado, dijo que en el Hospital Las Mercedes estuvo aturdida.
Manifestó que no podría decir si había Especialista en el Hospital Las Mercedes.
Refirió que la ambulancia de los bomberos la consiguió a las dieciséis horas, luego fueron al Grifo Toby y se dirigieron al Hospital Belén pero en ese trayecto dejaron a una niña, y ante la precisión requerida por el abogado defensor respecto a su declaración previa en la cual manifestó que primero fueron a dejar a la niña y luego al grifo referido, precisó que el recorrido correcto es el señalado en este juicio.
Sometida al interrogatorio redirecto de la Fiscal manifestó que recién ha reconocido al acusado en este juicio oral.
A las precisiones requeridas por el Juez dijo que en el Hospital no le indicaron que la ambulancia de los bomberos no era la indicada para el traslado de su nieto.
TESTIMONIAL DE CARLOS ALBERTO CHUDAN TORRES:
- Sometido al interrogatorio de la Fiscal dijo que trabaja en el Hospital Belén desde el veintidós de Febrero del año dos mil, es técnico de enfermería nombrado, y trabaja en el área de Emergencia; la función principal que realiza es el apoyo al enfermero y al medico.
Manifestó que cuando un paciente ingresa al servicio de Emergencia lo coloca en una camilla y comunica al medico, quién deja las indicaciones y la enfermera es la que cumple el tratamiento. Precisó que la enfermera es la que controla los signos vitales.
Indicó que los médicos no solo cubren el servicio de emergencia; ya que pueden atender una emergencia en piso o en cirugía; y que en el caso que no se encuentre el medico de guardia tratante, es el Jefe de Guardia quien responde por este hecho.
Dijo que no le une ningún vínculo de amistad con el acusado y que solo son compañeros de trabajo.
Señaló que en el servicio de emergencia del Hospital Belén hay un Policía, pero a veces éste se ausenta.
Respecto a los hechos materia de juzgamiento refirió que el día en que se produjeron los mismos, el servicio de Emergencia estaba congestionado por qué habían varias gestantes y una persona no identificada que había sido atropellada por un trailer, el cual ingresó a las once horas con veinte minutos de la mañana, mientras que el menor agraviado ingresó a las doce horas con treinta minutos, aproximadamente.
Manifestó que en el servicio de emergencia existe un libro de registros de pacientes; y ante la pregunta de la Fiscal de por qué en dicho libro se había registrado en primer orden al menor agraviado, dijo que las anotaciones a veces lo hace la enfermera y otras lo hacen los técnicos. Puesto a la vista el registro reconoció al documento, pero no reconoció el contenido. Precisó que por la gravedad de la persona no identificada no consignaron el momento del ingreso preciso. Dijo que está seguro de la hora de ingreso del menor agraviado por qué en ese momento estuvo controlando los signos vitales a una gestante.
Precisó que él no recibió al menor agraviado, sino la enfermera, por qué el estaba con una gestante; observó que llevó al niño y que éste llegó con un señor y luego le indicaron en la puerta que era el motaxista que lo había atropellado. Respecto a su declaración previa dada el día veintiún de Diciembre del año dos mil nueve precisó que al Policía que hizo referencia en dicha declaración no fue al Policía de Emergencia sino al que intervino en el accidente.
Manifestó que el acusado atendió otra emergencia en el tópico de cirugía, y a las doce horas y treinta minutos atendió al agraviado.
Precisó que el niño estuvo despierto (ojos abiertos) cuando llegó al Hospital Belén y que éste se quejaba y lloraba; la enfermera le controló sus funciones vitales y él observó el pulsímetro, el cual indicaba noventa y ocho por ciento de saturación; el medico le indicó el tratamiento a la enfermera, vio que ésta le colocó una vía y le suministró oxigeno; le dieron una orden de rayos X pero no había ningún familiar del agraviado, y después de cuarenta minutos llegó la abuela del niño a quién entregó la orden.
Dijo que el acusado le comunicó a la enfermera que el agraviado iba a ser referido al Hospital Las Mercedes, él recibió la hoja de referencia a las trece horas aproximadamente y gestionó el tramite de la misma, consistente en irla a dejar al chofer, pero desconocía que la ambulancia no estaba y que se encontraba en el Bosque de Pomac, hecho que le fue comunicado por el vigilante, por lo que comunicó inmediatamente de este hecho al acusado, quién a su vez le dijo que debía comunicarse con los familiares del agraviado; luego él le dijo a la abuela del niño que su nieto iba a ser referido y necesitaba una ambulancia.
Manifestó que la hoja de referencia la hace el medico.
Refirió que quién tiene que comunicarse con el Hospital Las Mercedes a fin de pedir una ambulancia a otro nosocomio es el medico tratante o el Jefe de Guardia y desconoce si el acusado se comunicó con el Hospital Las Mercedes.
Puesta a la vista la hoja de referencia la reconoció, pero la letra y el contenido de dicho documento las desconocen; precisó que el Medico Alejandro Chira es Jefe de Guardia pero no atendió al paciente.
Refirió que no recuerda la hora en que regresó la ambulancia al Hospital Belén y que no se comunicó con el chofer; precisó que en el día en que ocurrieron los hechos materia de juzgamiento en el Hospital Belén había una sola ambulancia, pero en la actualidad hay dos.
Indicó que no recuerda la hora en que el menor fue trasladado al Hospital Las Mercedes ya que en ese momento estuvo atendiendo otras emergencias; desconoce si su función es acompañar a los pacientes graves referidos a otros hospitales, y que en el caso del agraviado lo llevó un interno.
Precisó que la enfermera, el acusado y los internos estaban pendientes del niño agraviado.
Refirió que observó que llegó la ambulancia de los Bomberos y un interno de medicina lo acompañó, cuyo nombre no recuerda; no vio si el niño entró en estado de inconciencia e incluso cuando subió a la ambulancia seguía con los ojos abiertos; vio que la enfermera le colocó oxigeno húmedo al agraviado desde que ingresó al servicio, pero precisa que tenia buena saturación.
Sometido al contra interrogatorio del abogado defensor este manifestó que trabajo en el turno diurno del día veintiuno de Enero del año dos mil nueve, en el servicio de emergencia del Hospital Belén, y junto a él estuvieron el Jefe de Guardia, Alejandro Chira Bernabe; el Medico Cirujano Carlos Chero, en el área cirugía; el Medico Alberto Reategui, en el área de pediatría; un medico en el área de ginecología que no recuerda en este acto y la enfermera Margarita Paredes.
Refirió que la enfermera estuvo pendiente del paciente agraviado hasta el momento que lo evacuaron y que desconoce si existe una norma administrativa que establezca cual es el procedimiento de una referencia.
Manifestó que la orden de salida de la ambulancia y la hoja de referencia la hace el medico tratante y que él sólo deja dichos documentos al chofer de la ambulancia; ya que el que toma la decisión de referir a un paciente es el medico tratante, quién le comunica su decisión al Jefe de la Guardia.
Explicó que el pudo observar que el agraviado tenía una buena saturación por el pulsiosimetro, el cual es un instrumento que mide la saturación, y que en el presente caso era del noventa y ocho por ciento.
Respecto al registro de ingreso y salida de pacientes manifestó que éste a veces es llenado por la enfermera y otras por los técnicos; pero precisa que en el presente caso él no efectúo el llenado de dicho registro en el día en que ocurrieron los hechos materia de juzgamiento.
Con relación a la hoja de referencia manifestó que él no tiene participación en el llenado de dicha hoja, pues solo lo hace el medico.
Dijo que el paciente no estuvo abandonado en el servicio de emergencia, ya que el medico cirujano (acusado), la enfermera e interno estuvieron pendientes del agraviado; y que durante la permanencia del agraviado el acusado no atendió a otro paciente.
Manifestó que todo el personal de emergencia desconocía que no había ambulancia el día en que ocurrieran los hechos
Sometido al interrogatorio re directo se reafirmó que tramitó la referencia a la una de la tarde.
A las precisiones solicitadas por Juez, el testigo manifestó que el horario diurno empieza a la siete de la mañana y termina a las siete de la noche; y que él trabajó en dicho turno el día de los hechos materia de juzgamiento. Precisó que el acusado en ningún momento se ausentó del servicio de emergencia en dicho horario.
- TESTIMONIAL DE CARLOS ALBERTO REATEGUI ALEGRIA
Sometido al interrogatorio de la señora Fiscal dijo que labora desde hace tres años en el Hospital Belén.
Respecto a los hechos materia de juzgamiento dijo que el día en que ocurrieron los mismos estuvo de guardia en el servicio de emergencia del referido Hospital, en el horario diurno, en el área de pediatría, junto con los médicos Alejandro Chira Bernabé (Jefe de guardia), Carlos Chero Olivos (área de cirugía), y un medico de gineco obstetricia, cuyo nombre no recuerda.
Manifestó que los médicos que se encuentran el servicio de emergencia no necesariamente tienen que permanecer en dicho lugar, pues, a veces por necesidad de servicio cubren otras áreas.
Precisó que tuvo conocimiento del ingreso del menor agraviado el día veintiún de Enero del año dos mil nueve, pero que no atendió al menor por ser un caso traumatológico o quirúrgico.
Indicó que se enteró que no hubo ambulancia a razón del caso del niño agraviado, y refirió que a él a veces le ha ocurrido dicho problema.
Manifestó que vio al menor agraviado en la camilla que estaba asignada a su unidad, y que recibía oxigeno húmedo, no preguntó por su estado por qué era un niño de un accidente de transito y observó que el acusado estaba atendiendo al menor junto a una enfermera.
Sometido al contra interrogatorio por parte del abogado defensor manifestó que en las veces que vio al menor agraviado nunca lo vio desatendido.
Al re directo de la Fiscal manifestó que no puede precisar si el niño agraviado estuvo conciente o inconsciente ya que lo vio a uno o dos metros.
El testigo manifestó que el día de los hechos siempre pudo observar que el acusado estuvo presente

5.1.2. PRUEBA PERICIAL:
EXAMEN PERICIAL DE LOS MEDICOS LEGISTAS SERGIO AQUINO MARQUEZ, JOSE ANTONIO TINTAYA DELGADO Y JUAN ALFREDO JIMENEZ LOZADA, RESPECTO AL CERTIFICADO MEDICO LEGAL 002288.
- Leída la pericia y puesta su vista reconocieron el contenido y las firmas como suyas. Con relación a la metodología utilizada el Medico Legista José Antonio Tintaya Delgado quién fue designado como interlocutor, manifestó que la Primera Fiscalia Penal de Lambayeque mediante oficio numero 2406060101-2009-31-0-2009, de fecha siete de septiembre del año dos mil nueve, les solicitaron emitir un informe con relación a si se ha realizado la adecuada atención medica en el manejo del agraviado antes de su fallecimiento, para lo cual recibieron el protocolo de necropsia de la victima, copia autenticada de la carpeta fiscal, la cual contiene la Historia Clínica del Hospital Belén; copia autenticada del informe medico numero treinta y siete del Hospital Las Mercedes; placa e informe tomográfico correspondiente al paciente Ursus Aldair Zambrano Ibana, tomada en el Hospital Las Mercedes, placa de rayos X del tórax correspondiente al mismo paciente y tomada también en el Hospital Las Mercedes. Refieren que las conclusiones se adoptaron en dos juntas médicas (diez médicos) y arribaron a las mismas mediante la observación directa de los documentos y en base al método científico descriptivo.
Sometidos al interrogatorio de la señora Fiscal: el Doctor Sergio Aquino Marquez refirió que es medico legista desde el año mil novecientos noventa y tres; es docente de algunas universidades de la Región y de la Academia de la Magistratura; y antes de laborar en la Oficina Medico Legal fue medico forense del Laboratorio de Criminalistica de la Policía Nacional del Perú; el Doctor Juan Alfredo Jiménez Lozada manifestó que es medico legista desde al año dos mil dos; es docente universitario en varias universidades; es miembro de la Sociedad Iberoamericana de Derecho Medico y tiene Diplomado en Auditoria Medica; el medico José Tintaya Delgado refirió que trabaja en el Instituto de Medicina Legal desde el año dos mil cinco y es docente de universitario de la Universidad San Martín de Porres.
El medico legista José Antonio Tintaya Delgado manifestó que con los documentos remitidos por el Ministerio Publico que han sido señalados anteriormente, no se pudo determinar en forma precisa la hora de ingreso del agraviado al Hospital Belén, pues, en el informe policial suscrito por el suboficial PNP Robin Domínguez Mayanga se señaló las once horas y quince minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve, y en la historia clínica del Hospital Belén en grafico de signos vitales consigna la hora doce horas con diez minutos del mismo día; y en la Historia Clínica de Emergencia el acusado consignó las doce horas y cuarenta y cinco minutos.
Respecto al análisis medico forense realizado en la pericia medica objeto del examen, se determinó que no se hizo el manejo de acuerdo a los parámetros establecidos en el ATLS, existían vacíos en la Historia Clínica como la no intubación del paciente, la misma que era necesaria por ser el agraviado un paciente con TEC grave, con una escala de Glasgow menor de 8; no se ha registrado si se ha ventilado al paciente; ni se suministró manitol a fin de aliviar la presión endocraneana; factores por lo que concluyen que hubo indebido deber de cuidado con dicho paciente.
Precisó que es importante registrar la cuantificación de la escala de Glasgow, la misma que es objetiva y que no se registró en la Historia Clínica. Indicó que es importante registrar la cuantificación referida ya que todo paciente con TEC grave debe recibir atención medica realizándose el ABCDE (ATLS); A) Mejorar la vía área, para lo cual debe intubarse al paciente en un TEC grave, a fin de evitar vómitos, obstrucción de la lengua en la glotis, evitar asfixias por las convulsiones; y verificar si existe lesión cervical; B) Ventilación del paciente; depende de la saturación de oxigeno; C) Circulación (presión arterial), para lo cual debe colocarse una vía (solución salina por Ej.), lo cual si se hizo en el presente caso; D) Déficit neurológico de acuerdo al Glasgow; y, E) Verificar si existen otras lesiones traumáticas en el paciente.
Manifestó que la evacuación rápida en un paciente con TEC grave es indispensable, ya que el estado de salud se deteriora; y que en el presente caso se ha determinado que ha existido demora en la referencia.
Precisó que en todo paciente con TEC grave es necesario la intubación y la administración de oxigeno, aunque su saturación sea de noventa y ocho por ciento; ya que el ATLS recomienda que se debe tener cuidado en paciente pediátricos menores de cuatro años, ya que la intubación resulta peligrosa, pero que en el presente caso el agraviado tenia diez años por lo que si era recomendado tomar dicha medida preventiva. Precisó que el entubamiento debe realizarse en los siguientes casos: 1) Presencia de apnea; 2) Incapacidad de mantener una vía aérea permeable por otros medios; 3) Necesidad de proteger la vía aérea inferior de aspiración de sangre o vómitos; 4) Compromiso inminente o potencial de la vía aérea; 5) Presencia de TEC cerrado que requiera ventilación asistida (Glasgow de menos de 8); y 6) Incapacidad de mantener una oxigenación adecuada con mascara de oxigeno suplementario.
Refirió que de acuerdo al informe emitido por el Hospital Las Mercedes el agraviado llegó con ambu, comatoso y tubo de mayo, el cual es un instrumento que sirve para mejorar la ventilación del paciente, lo que da a entender que estaba afectado el sistema respiratorio.
En la historia clínica se ha consignado que el agraviado presentó vómitos blanquecinos, los cuales son diferentes a la sialorrea, la misma que es una hipersecreción (aumento de saliva); hechos que pueden ser fácilmente distinguidos por un medico.
Respecto al informe del Hospital Las Mercedes se ha determinado que grado del Glasgow fue de cinco puntos, lo cual indica que era un paciente en estado comatoso aunque precisó que no es un caso de muerte cerebral, ya que ésta se da cuando el Glasgow es de grado tres y la decreta una junta de médicos de varias especialidades.
Con relación al Protocolo de necropsia el Medico Legista Sergio Aquino manifestó que al agraviado se le encontró secreción sanguinolenta lo cual es producto de la descomposición del cadáver (promedio de doce a catorce horas) y el edema de pulmón, lo cual no interpreta una lesión pre mortal, específicamente no se produjo por la entubación realizada en el Hospital Las Mercedes; precisó que el coagulo es diferente a la secreción sanguinolenta (no es sangre). Respecto a la lesión frontal que presentó el agraviado señaló que no hubo crepitación y mediante tomografía se ha determinado que hubo una fractura en forma de “Y”
El Medico Legista José Antonio Tintaya Delgado manifestó que el acusado no indicó ningún tratamiento para evitar vómitos. Precisó que el acusado le suministró al agraviado cloruro de sodio al 9% (solución salina que se usa en todo politraumatizado y sirve para mejorar la presión arterial), dezametazona (corticoide para mejorar la presión intracraneana, pero su uso es controversial actualmente); metamizol (antipirético y analgésico) y diazepan para evitar las convulsiones y era indicado en este caso. El Doctor Juan Jiménez Lozada precisó que si bien es cierto no se prescribió medicamentos para vómitos como gravol, también lo es que la aplicación conjunta de dezametazona y diazepan tienen efectos antivomitivos.
Respecto al traslado y evacuación del paciente manifestó que a las trece horas y treinta minutos ya se debió haber pensado en referir al paciente, además precisó que de acuerdo a la historia clínica el paciente ingresó a las doce horas con diez minutos, pero fue examinado a las doce horas con cuarenta y cinco minutos, y que en estos casos (TEC grave) los tiempos son importantes. El Medico Juan Jiménez Lozada precisó que de acuerdo al informe de las Mercedes el paciente falleció a las diecinueve horas con cincuenta minutos del referido día y que en dicho tiempo pudo hacerse algo. El Medico José Tintaya precisó que en la hoja de referencia el paciente ingreso al Hospital Las Mercedes a las dieciséis horas con cincuenta minutos, por lo que concluyen que hubo una demora en la citada referencia teniendo en cuenta la hora de ingresó al Hospital Belén. El Medico Juan Jiménez precisó que si bien se ha determinado que ha existido un retraso de cuatro horas no se ha especificado el motivo del mismo, ya que no se ha consignado en la historia clínica
El medico Juan Jiménez Lozada manifestó que los actos médicos se encuentran en MINSA y en Essalud, los cuales están refrendadas en guías médicas o protocolos médicos: y que en el dictamen objeto del examen se ha determinado la existencia de incumplimiento de actos médicos pero no se determinó el nexo de causalidad de estos con la muerte del agraviado. Indicó que los actos médicos están regulados en la Ley General de Salud y que la historia clínica debe ser completa, clara y legible, y los hechos deben ser veraces, oportunos y rápidos; y que en el presente caso no hubo anotación desde las trece horas con treinta minutos hasta la evacuación.
Respecto a la anamnesis, el Medico José Tintaya precisó que la bio mecánica es importa conocerla y se hace a través de una buena anamnesis
El Medico Sergio Aquino manifestó que hay que evaluar dos momentos; uno en el Hospital Belén en el que estuvo internado cuatro horas y otro en el Hospital Las Mercedes que estuvo tres horas aproximadamente.
Respecto a la fractura de cráneo señalada en la Historia Clínica manifestó que el acusado indicó una radiografía de cráneo.

Sometido al contrainterrogatorio del abogado defensor el médico legista Sergio Aquino manifestó que ostenta la especialidad de Medicina Legal; el medico Legista Juan Jiménez Lozada refirió que es medico cirujano y tiene Diplomados de especialidad de auditoria medica; y el Médico José Tintaya Delgado, manifestó que ha cursado estudios de post grado.
Los médicos legistas manifestaron que conocen el Código de Ética y Deontología del Colegio Medico del Perú; pero el Doctor Sergio Aquino manifestó que no ha leído la última edición.
Los peritos indicaron que de conformidad a la Ley General de Salud, la labor de los médicos legistas constituyen un acto medico.
El Medico Legista José Tintaya Delgado manifestó que no era necesario hacer la reserva expresa de la especialidad exigida en el artículo 22 del Código de Ética del Colegio Medico del Perú referido, ya que en el sello ha indicado que es un medico general y en tal condición puede emitir dicho dictamen. Por su parte el Medico Sergio Aquino manifestó que el certificado medico forense fue elaborado por un conjunto de médicos con diversas especialidades y que el médico en su formación profesional recibe conocimientos de neurocirugía. El Medico Juan Jiménez Lozada manifestó que en el dictamen se ha hecho referencia a actos médicos y no a técnicas quirúrgicas, en cuyo caso si es necesario la intervención de un especialista.
Los peritos indiciaron que la decisión de intervenir quirúrgicamente corresponde al especialista
Los peritos indicaron que el objeto delimitado por el Ministerio Publico para el examen que ellos realizaron fue “si hubo o no una adecuada atención del agraviado antes de su fallecimiento” y que no se les solicitó si la supuesta inadecuada atención fue la causa de la muerte del agraviado; no se ha determinado el nexo de causalidad entre la conducta de los médicos del Belén con la muerte del agraviado.
El Doctor Jiménez precisó que no han tenido a la vista la historia clínica del Hospital Las Mercedes, en consecuencia no pueden determinar los actos médicos realizados en dicho nosocomio.
El Doctor Jiménez Lozada indicó que de acuerdo a la Historia Clínica del Hospital Belén el paciente estuvo desde las doce horas y diez minutos hasta las dieciséis y cuarenta minutos y en el Hospital Las Mercedes desde las dieciséis horas y cuarenta minutos hasta las diecinueve y treinta y cinco minutos.

Respecto al Protocolo de necropsia manifestaron que la causa de la muerte del agraviado es TEC grave – hecho de transito, lo cual se ha determinado objetivamente. El Medico Juan Jiménez Lozada manifestó que dicha causa está relacionada con los tiempos de atención al paciente y que en el Hospital Belén no se puede realizar una intervención quirúrgica de esta naturaleza, y que le sorprende que en el Hospital Las Mercedes no se hubiera realizado la intervención durante las tres horas que estuvo el paciente, lo cual no lo han podido establecer por la inexistencia de la Historia Clínica, por cuanto dicho documento se ha extraviado.
Requerido por el abogado defensor si han efectuado una valoración sobre el actuar de los médicos del Hospital Las Mercedes, el Medico Juan Jiménez Lozada manifestó que no se realizó por la inexistencia de la Historia Clínica.
De acuerdo al informe medico del Hospital Las Mercedes el Medico José Tintaya Delgado manifestó que lo mas probable es que en dicho nosocomio, un neurocirujano haya examinado al agraviado. El Medico Legista indicó que en dicho informe existe un vacío, pues, no está registrada atención medica desde las dieciséis horas y cuarenta minutos hasta la diecinueve horas con veinte minutos; pero no se puede determinar con certeza si se le dio o no la atención durante ese lapso por cuanto no se tiene a la vista la historia clínica.
El medico legista José Tintaya Delgado manifestó que de acuerdo al informe de las Mercedes el agraviado ingresó con la vía aérea libre, es decir, la respiración del agraviado estuvo dentro de los parámetros normales, pero que eso pudo haberse debido a que el paciente llegó con ambu, el cual fue instalado en el Hospital Belén, lo cual no justifica que el paciente no esté intubado; afirmación compartida por los otros médicos legistas.
Refiere que el agraviado ingresó al Hospital Belén con respiración normal y frecuencia cardiaca dentro de los parámetros normales.
Respecto a los criterios de entubación manifestaron los Médicos José Tintaya Delgado y Jiménez Lozada que de acuerdo a la Historia Clínica el paciente al momento de su ingreso al Hospital Belén no presentó dificultad respiratoria ó ritmos respiratorios anormales; la saturación del paciente fue del 98%; presión parcial de oxido de carbono no se señala en la Historia Clínica, pero se establece con un análisis AGA; los médicos precisan que no tienen la certeza si en el Hospital Belén se realiza dichos análisis; el paciente no presentó fractura facial, ni sangre pero si habían vómitos, pero precisan que en el Hospital Las Mercedes no se ha registrado si se han producido los mismos; el Medico Sergio Aquino precisó que no se ha comprobado que en el Hospital Las Mercedes el paciente haya llegado con vómitos que hayan comprometido la vida e incluso en la necropsia no se ha determinado que el paciente haya aspirado vómitos ya que se encontró en la traquea contenido sanguinolento y no gástrico. El Medico Juan Jiménez manifestó que no se tienen que cumplir todos lo criterios para intubación; y que en el presente caso se presentaron tres criterios.
El Medico José Tintaya Delgado manifestó que en el ATLS (pagina 9 y 50) se señala que en un TEC grave con escala de Glasgow menor a 8 siempre se intuba de modo inmediato; precisó que el ATLS es una guía; y que se ha consignado en la pericia medica grado nueve por un error de digitación, pero lo correcto es menor a ocho.
Manifestaron que de acuerdo a la Historia Clínica se produjo la referencia a las trece horas y treinta minutos de la tarde y teniendo en cuenta el ingreso del paciente a las doce y cuarenta y cinco minutos se considera que el tiempo es prudencial para su atención (cuarenta y cinco minutos).
Explicaron que el traslado de pacientes de esta naturaleza se tiene que realizar en una ambulancia; y que ellos no han tenido conocimiento que el día de los hechos no había ambulancia en el Hospital Belén. El Médico Legista Juan Jiménez manifestó que las cuestiones referidas a la ambulancia es de responsabilidad del Hospital, no del medico.
Señalaron los peritos que en la historia clínica no se ha consignado que se haya indicado el suministro oxigeno, ambu y manitol. El Medico Juan Jiménez precisó que el oxigeno no se suministra a través de ambu, ya que con este instrumento sólo se proporciona aire y que los pacientes con TEC requieren oxigeno puro. Precisó además que para administrar oxigeno no se requiere solo ventilador mecánico ya que se puede utilizar una bigotera.
Respecto al manitol el medico José Tintaya Delgado manifestó que en el ATLS esta indicado como un diurético para disminuir la presión intracraneana, tiene contraindicaciones como una herida expuesta, exposición de cráneo u hemorragias, que en el presente caso no hubieron, y precisó que de acuerdo a la necropsia el agraviado presentó un hematoma epidural, el cual es un sangrado intracraneal pero que está encapsulado. Explicó que el espacio epidural esta ubicado entre la tablosis interna y la dura madre que invade y desplaza al encéfalo.
El Medico José Tintaya explicó que cuando existe una lesión en la barrera hemato encefálica es contra indicado el uso de Manitol; y si se utiliza en esta circunstancia se produce una mayor hemorragia. Explicó que el hematoma epidural en el presente caso no atravesó la barrera hemato encefálica.
Respecto al hematoma presentado por la victima manifestó que de acuerdo al protocolo de necropsia el hematoma fue subdural (debajo de la dura madre), pero que alega que existe una tomografía y el informe medico que determinan que el hematoma es epidural, y al parecer ha habido un error en la tipificación del hematoma por parte del medico que hizo la necropsia. Dicha postura fue asumida por las demás peritos respeto a la clase del hematoma que presentó el agraviado.
Los peritos manifestaron que resulta improbable no poder diferenciar claramente un hematoma epidural y subdural en una necropsia; manifestaron que en un hematoma epidural hay mayor compromiso de vida y siempre debe intervenirse quirúrgicamente.
Manifestó que la placa de tomografía fue tomada a las diecisiete horas y treinta y seis minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve, y teniendo en cuenta la naturaleza del hematoma se debió intervenir quirúrgicamente, ya que el tratamiento de este tipo de hematoma es urgente. El Médico Juan Jiménez indicó que existe un lapso de dos horas entre la toma de la tomografía y la hora de fallecimiento y se pudo preparar al paciento para operarlo.
El Medico Juan Jiménez Lozada explicó que de acuerdo al protocolo de necropsia el agraviado murió por TEC grave (aumento de volumen del hematoma o aumento del edema cerebral), no murió por asfixia; y que este caso se debió operar. No se pudo determinar con certeza que actos médicos se hicieron mal, ya que se ha registrado los actuares del medico en la historia clínica hasta las trece horas con treinta minutos y en el Hospital Las Mercedes no hubo historia clínica.

Sometidos al re directo de la Fiscal, los peritos manifestaron que el hematoma epidural va creciendo en el tiempo.
A una pregunta del Abogado defensor manifestaron que la determinación de la intervención quirúrgica es de competencia del neurocirujano
El Juez requirió algunas precisiones; respecto a la Historia Clínica del Hospital Las Mercedes, manifestaron que el informe se hizo un mes después del fallecimiento del paciente, y fue un familiar de éste quien alcanzó dicho documento, ya que el referido Hospital informó que dicha historia clínica se había perdido en admisión.
Los peritos reiteraron que el Ministerio Publico no les solicitó el nexo de causalidad o imputabilidad en personal de ambas hospitales; y que con el examen pericial se ha determinado que ha existido demora en la derivación en el Hospital Belén y demora en la intervención quirúrgica en el Hospital Las Mercedes.
El Médico Juan Jiménez reiteró que la causa de la muerte fue el TEC grave y no por la falta de intubación.

5.1.3. PRUEBA DOCUMENTAL:
- Copia fedateada del Certificado de defunción numero 035092 del menor agraviado, de fecha veintidós de Enero del año dos mil nueve, suscrito por el medico legista Cesar Cabrejos Zapata, obrante a folios cuatro de la carpeta fiscal; con el que se pretende acreditar que la causa de la muerte fue un TEC grave. Corrido el traslado a la defensa no formuló contradicción.
- Copia fedateada de la Historia Clínica del Hospital Belén correspondiente al menor agraviado, obrante a folios veintinueve a treinta y seis de la carpeta fiscal. Aduce la Fiscal que dicha instrumental en la grafica de signos vitales se consignó la hora de ingreso del menor a las doce horas y diez minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve. En la hoja de historia clínica de emergencia se consignó la hora de atención a las doce horas con cuarenta y cinco minutos del citado día; así como la enfermedad actual, antecedentes importantes, examen físico y plan diagnostico; en la hoja de enfermería de folios treinta y cuatro se consignó como hora de ingreso a las doce horas con cuarenta y cinco minutos del mismo día. La Representante del Ministerio Publicó afirmó que con dicho documento se demuestra que el agraviado ingresó al Hospital Belén a las once horas y treinta minutos del referido día y que recién fue atendido a las y trece horas con treinta minutos. El abogado defensor manifestó que en el graficó de signos vitales se consigna una hora de ingresó superior a las doce horas y que en la hora existe un borrón. Precisó que el llenado no le corresponde al medico sino a la enfermera, y que esta coincide con la foja treinta y cuatro de la carpeta fiscal; y que en ninguna parte de la historia clínica aparece que el agraviado haya ingresado a las once horas con treinta minutos. De igual forma manifestó que en la parte que corresponde se consignó la firma del acusado.
- Certificado Medico Legal: No se procedió a su oralización debido a que dicho documento fue objeto del examen pericial
- Protocolo de autopsia: No se procedió a su oralización debido a que éste documento no fue objeto de dictamen pericial alguno; en consecuencia no se puede incorporar al proceso un examen pericial a través de la lectura de un documento; sin embargo; dicho documento ha sido tenido en cuenta por los peritos que efectuaron el examen pericial del certificado medico antes señalado.

5.2. DE LA DEFENSA DEL ACUSADO: Se actuaron los siguientes:
EXAMEN DEL ACUSADO CARLOS ALBERTO CHERO OLIVOS: El acusado accedió declarar juicio, y al ser interrogado por el Ministerio Publico manifestó que trabaja desde el año dos mil tres en el servicio de cirugía del Hospital Belén de Lambayeque, es cirujano general, realizó su especialidad en Hospital Almanzor Aguinaga Asenjo - Chiclayo, realiza labores en consultorio y en emergencia en el citado Hospital. Manifestó que en el residentado lo han preparado para la atención de pacientes accidentados, para brindar medidas generales y luego referirlos al Especialista; tiene conocimiento del tratamiento del TEC, mas aún que es docente.
Respecto a los hechos materia de juzgamiento refirió que el día veintiuno de Enero del año dos mil nueve laboró en el servicio de emergencia del Hospital Belén desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la noche. Manifestó que a las once horas con cuarenta y cinco minutos ingresó al servicio de emergencia un paciente NN, de sexo masculino, que luego lo identificó como José Llatas Chuquimango, por un accidente de transito, le dio las medidas generales, lo entubo, y aplicó otras medidas para reanimarlo, pero falleció a las doce horas con treinta minutos del mismo día.
A las doce horas con cuarenta y cinco minutos le informaron que entró un niño de diez años de edad, aproximadamente, que fue conducido por una persona mayor de edad, dicho menor presentó signos de descerebración y descorticación, era un paciente comatoso con grado siete u ocho en la escala de Glasgow; le dio la atención básica. Señaló que el Hospital Belén no cuenta con equipos de alta tecnología; sin embargo, tienen un instrumento de osimetria de pulso, el cual permite verificar la capacidad de ventilación de cada persona y en el caso del agraviado la respiración fue normal, ya que presentó una osimetria del noventa y ocho por ciento; por lo que no entubo.
Refirió que en el servicio de emergencia primero se da la atención básica a los pacientes y luego se anotan los datos. Refiere que en el presente caso en la nota de enfermería se ha consignado que el paciente ingresó a las doce horas con cuarenta minutos, pero el técnico en enfermería con su venia registró el ingreso a las doce horas con cuarenta y cinco minutos, y se ratifica que en esa hora el agraviado recién ingresó al tópico de emergencia y desconoce si el agraviado ha estado en la antesala del tópico
Ante una pregunta de la Fiscal, precisó que la hora que se consigna la primera hoja de la historia clínica es las doce horas con cuarenta minutos, y no las doce horas con diez minutos, tal como lo señala la Representante del Ministerio Publico.
Manifestó que atendió al agraviado de acuerdo a lo establecido en el ATLS (documento internacional para manejo de pacientes en emergencia), es decir, se realiza la ectoscopia (observación inmediata), se evalúa la respiración y ventilación, y se determinó que el agraviado tenia una osimetria de pulso del noventa y ocho por ciento, por lo que no necesitaba intubación, y conforme al diagnostico presentó TEC grave, a descartar fractura de cráneo, lo cual determinó por la escala de Glasgow, y que en el caso del niño era de siete u ocho.
Manifestó que de acuerdo al ATLS si un paciente con TEC grave, tiene una osimetria de pulso menor al noventa y cinco por ciento, es indicada la intubación.
Arguye que la historia clínica es un documento legal, y que fue el interno quién anotó los datos bajo su supervisión, y que la persona que lo llevó al hospital el niño manifestó que éste fue atropellado en la calle cuando jugaba fútbol.
Refirió que el Hospital Belén es de bajos recursos económicos, no tiene tomógrafo ni rayos X, y que reevaluó al paciente a las cuarenta y cinco minutos de haber ingresado, pero que por el diagnostico recomendó una tomografía.
Indicó que en la historia clínica solo consignó que el menor presentaba descortificación cerebral mas no la descerebración, y si bien es cierto que en la citada historia se señaló que lo reevalúo hasta las trece horas con treinta minutos, lo cierto es que si estuvo con el niño hasta que fue referenciado, y que omitió dichos datos por que tuvo que atender al niño, hecho que fue presenciado por otras personas.
Alegó que dispuso el traslado del agraviado al Hospital Las Mercedes por qué éste requería exámenes especiales y la intervención de un especialista.
Manifestó que por las características que presentó el paciente al momento de su ingreso al Hospital Belén y por la descortificación sufrida, éste tenia un mal pronostico, por lo que actúo en forma inmediata; y precisó que a las trece horas y treinta minutos los documentos de la referencia estaban listos, pero no había ambulancia, por lo que fue trasladado después de las quince horas con treinta minutos aproximadamente, aunque señala que no se acuerda de la hora precisa; y tiene conocimiento que el agraviado ingresó al Hospital Las Mercedes a las dieciséis horas con cuarenta y cinco minutos de la tarde del mismo día.
Refirió que en la historia clínica consignó TEC GRAVE, aunque no precisó el grado en la escala Glasgow; sin embargo, alega que en los casos de TEC grave se presupone que el grado es de 8 hacia abajo.
Manifestó que no entubo al paciente por qué la vía aérea no estaba comprometida, ventilada espontáneamente, su osimetria de pulso era noventa y ocho por ciento de oxigenación, por lo que no podía hacer un procedimiento invasivo; lo cual no sucedió con el paciente Félix Llatas Chuqimango, quién también presentó TEC grave y a quién si lo entubo por qué este paciente presentó un tórax inestable y la oxigenación no era adecuada.
Respecto a la declaración previa dada ante el Ministerio Público el día catorce de Diciembre del año dos mil nueve, en la cual señaló que el agraviado llegó clínicamente muerto; precisó que el agraviado presentó signos de descortificación y descerebración; y que dicho diagnostico es uno de carácter presuntivo (subjetiva), en la cual estimaba que el caso era irreversible.
Manifestó que hubo un procedimiento administrativo para el traslado del paciente al Hospital Las Mercedes, ya que la ambulancia del Hospital Belén había salido a una comisión al Bosque de Pomac, hecho que puso de conocimiento a los familiares para que consiguieran una ambulancia particular e hizo las gestiones con el Jefe de Guardia. Precisó que entre las trece horas y treinta minutos hasta las catorce horas le informaron de forma oficial que no había disponibilidad de ambulancia; refirió que el traslado en una ambulancia de bomberos no fue la adecuada.
Respecto a la herida frontal izquierda presentada por el agraviado, manifestó que observó signos de crepitación, es decir, las placas óseas hacían efecto de galleta, lo cual sugería una fractura de cráneo.
Respecto al informe del Director del Hospital Belén sobre la ambulancia, manifestó que recién se enteró de la falta de ambulancia el día de los hechos, y que por normas informó a la autoridad competente, en este caso Jefe de la Guardia, buscó un medio que garantice la vida del paciente.
Señaló que la ambulancia de los bomberos no presta las garantías ya que no cuenta con ambu.
Sometido al contra interrogatorio por parte de su abogado defensor explicó que para determinar si es necesario la entubación de los pacientes de la edad del agraviado, se debe verificar si es que está comprometida la vía aérea, si la saturación es menor de noventa y cinco por ciento, si tiene tórax inestable, síntomas que no presentaba el agraviado; mas bien de haber aplicado dicho procedimiento se habría tenido que aplicar medicamentos que hubieran comprometido el pronostico de vida; los tubos pueden provocar una obstrucción de la via de aérea; en el traslado el tubo de mayo podría haber ocasionada la asfixia del paciente.
Precisó que el paciente saturaba a un índice del noventa y ocho por ciento y que la vía aérea estaba permeable, no tenía compromiso de parilla costal; y de acuerdo a la historia clínica del Hospital Las Mercedes el paciente en dicho nosocomio presentó una buena ventilación, y recién en la UCI lo entubaron.
Manifestó que de acuerdo al Protocolo de necropsia se consignó presencia de coágulos en la traquea, lo cual es producto de la entubación realizada en el Hospital Las Mercedes; lo cual hubiera podido suceder si lo hubiera entubado en el Hospital Belén.
Señaló que la entubación en un niño es mas peligrosa que en un adulto.
Manifestó que verificó una herida frontal izquierda de dos centímetros y media, aproximadamente, observó crepitación; por lo que dio puntos de afrontamiento.
Precisó que de acuerdo a lo señalado en la necropsia, el diagnostico era incompatible con la vida y que la entubación no soluciona el TEC.
Manifestó que como medico de guardia no es competente intervenir quirúrgicamente, y que en el Hospital Belén no hay neurocirujanos, ni hay medios e instrumental adecuado.
Dijo que el traslado de los pacientes es un tema administrativo y existe personal encargado de ese trámite.
Indicó que durante la atención del paciente suministró cloruro de sodio, analgésicos, anticompulsivantes; no suministro manitol por que su uso es controversial, además que esta contra indicado en pacientes que tengan fracturas en la cavidad craneana, ya que de atravesar la barrera hemato encefálica puede producir disminución de la viscosidad sanguínea y producir un sangrado y puede aumentar la presión sanguínea, y que el protocolo de necropsia confirma que en este caso no debió usarse el manitol.
Manifestó que la muerte del paciente Félix Santos ocurrió a las doce horas y treinta minutos del día veintiún de Enero y fue verificada por el Ministerio Publico.
Precisó que el personal encargado para el traslado de los pacientes son los paramédicos y los internos de medicina, ya que el medico de guardia no se mueve de su servicio.
Sometido al RE DIRECTO por parte de la Fiscal señaló que la enfermera que redactó la hoja clínica, pudo confundir sialorrea con vómitos, pero que éstos últimos no se presentaron.
Manifestó que un paciente con muerte cerebral puede respirar hasta que se comprometa la zona respiratoria. El diazepan estaba indicado para evitar convulsiones.
Finalmente señaló que el Hospital Belén es de nivel 2 (centro de salud de referencia)

5.2.1. PRUEBA TESTIMONIAL:
TESTIMONIAL DEL MEDICO MOISES ALEJANDRO ROSARIO BORREGO; sometido al interrogatorio por parte del abogado defensor dijo que es Director Ejecutivo del Hospital Belén desde el diez de Marzo del año dos mil ocho.
Manifestó que el encargado del control logístico es el Jefe de Unidad de Servicios Generales quién a la vez depende del Jefe de Administración, y respecto al uso de la ambulancia es el Jefe de Guardia en primer orden, luego el Jefe de Administración y finalmente el Director, previa coordinación.
Refirió que en el mes Enero del año dos mil nueve, sólo había una ambulancia en el Hospital Belén, la cual estaba operativa,
Respecto a los hechos materia de juzgamiento dijo que el día veintiuno de Enero del año dos mil nueve no supo que la ambulancia no se encontraba en el citado Hospital, hecho que lo conoció después, ya que en el funcionamiento cotidiano el Director no esta al tanto de la ambulancia.
Refirió que hay un registro de la salida del vehículo que lo lleva el vigilante
Manifestó que el día veinte de Enero del año dos mil nueve, ocurrió la muerte de dos policías en un desalojo en el Bosque de Pomac, por lo que al día siguiente el sector salud decretó una alerta y dispuso el traslado de brigadistas a dicha zona y se solicitó que la ambulancia acuda a este lugar para el traslado de heridos, habiendo regresado el citado vehículo a las cinco de la tarde del día veintiún de Enero del año dos mil nueve.
Precisó que fue la Jefatura de Administración que dispuso la salida de la ambulancia hacia el bosque de Pomac por qué recibió la orden del Sector Salud.
Indicó que el día de los hechos en el Bosque de Pomac hubo una gestante que fue golpeada y era difícil su evacuación por qué la Policía restringió el acceso a la zona, por lo que la citada unidad móvil se demoró en retornar al Hospital Belén.
Refirió que existe una norma técnica del sistema de referencia y contra referencia del sector Salud, pero no se aplica en su totalidad en la realidad, por la falta de recursos; precisó que hubo un sistema de referencias en el Hospital Belén al momento de la comisión de los hechos pero que hasta la actualidad no está implementada. Precisó que este sistema está a cargo del Jefe de una Unidad, quién además dirige el SIS, SOAT y cumple su jornada de trabajo como traumatólogo.
Indicó que no recuerda si el Jefe de la referencia estuvo el día en que ocurrieron los hechos.
Precisó que la unidad de referencia solo viabiliza la referencia en la parte administrativa, ya que el que la dispone es el medico tratante.
Dijo que la falta de una ambulancia es una situación muy frecuente, pero precisó que en la actualidad el Hospital Belén cuenta con dos ambulancias.
Sometido al contra interrogatorio de la señora Fiscal, luego de tener a la vista la Carta 097-2009, de fecha diez de diciembre del año dos mil nueve, reconoció el contenido y firma de dicho documento y manifestó que el informe anexo a dicha carta fue suscrito por el Jefe de la Unidad de Servicios Generales y Mantenimiento por cuanto dicho funcionario tiene la sistematización de la información y el acervo documentario, ya que el Jefe de Guardia no tiene secretaria y no dispone de archivo.
Precisó que la demora en el retorno de la ambulancia en este caso fue uno excepcional.
Respecto a la norma técnica contenida en la Resolución Ministerial 751-2004 manifestó que ha tratado de cumplir dicha norma, pero no siempre es posible.
Manifestó que no se utilizó la ambulancia para el traslado de los Brigadistas al Bosque de Pomac, por cuanto dicho personal pernoctaba en la zona.
Precisó que en el servicio de emergencia siempre hay un Jefe de Guardia, y que a veces los médicos de guardia tienen que atender fuera de dicho servicio.
Al Re directo del abogado defensor dijo que en ningún momento ha sugerido al Jefe de la Unidad de servicios generales que emita el informe en un determinado sentido.
SEXTO: VALORACION DE LAS PRUEBAS POR LAS PARTES – ALEGATOS FINALES:
- La Representante del Ministerio Publico ha alegado que en el juicio se ha acreditado que el menor agraviado ingresó en el Hospital Belén a las once horas y diez minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve, según informe policial y recién lo atendieron a las doce horas con cuarenta y cinco minutos, Arguyó que el acusado no estuvo presente cuando llegó el agraviado, ya que el técnico en enfermería ha manifestado que fue la enfermera quién le dio las primeras atenciones, por lo que no pudo ver al menor en estado conciente y que vomitaba, sino que lo observó descorticado por qué recién llegó a las trece horas con treinta minutos, momento en el cual recién ordenó su referencia; hecho acreditado con la testimonial de la abuela materna del menor agraviado.
Señaló que el acusado no utilizó el Reglamento Internacional del ATLS y no se preocupó por buscar una ambulancia para el traslado del menor agraviado.
Manifestó que el nexo de causalidad de la muerte del agraviado es el tiempo en la demora de atención, ya que éste presentó un hematoma yuxtudural por cuanto en el ochenta por ciento de estos casos los pacientes sobreviven
Alegó que la demora en la atención fue por la actitud negligente del acusado y no por qué la ambulancia se haya encontrado en el bosque de Pomac.
- Por su parte la defensa del acusado alegó que el Ministerio Publico no ha acreditado su teoría del caso.
Refirió que en el requerimiento escrito el Ministerio Publico sustentó la no intervención quirúrgica por parte del acusado mientras que en el juicio se ha argumentado una demora en la atención y traslado.
Señaló que se ha demostrado que el hecho atribuido al acusado no es típico, pues, no se señala en la imputación si la conducta del acusado es un caso de aumento o incremento de peligro del riesgo permitido que haya producido la muerte del agraviado, pues, la causa de la muerte fue el TEC grave causado por un accidente de transito, hecho creado por un tercero; alegó que la existencia del aumento o incremento de riesgo permitido solo es posible en los delitos de peligro abstracto mas no en los delitos de resultado; para lo cual precisa que la única excepción es el caso de homicidio culposo en estado de ebriedad.
Señaló que en el presente caso hay la concurrencia de actuares de dos o mas personas, y que no se ha determinado en que medida las conductas del mototaxista, del acusado y del personal del Hospital Las Mercedes se han desplazado entre sí, y cual es la verdadera causa de muerte. Finalmente refirió que otro aspecto de la tipicidad es el deber de cuidado objetivo, alegó que en el juicio no se ha señalado cual es el deber de cuidado que el acusado ha infringido y que el ATLS es una guía y no un Reglamento, en consecuencia no es de cumplimiento obligatorio.
Respecto a la prueba alegó que en el dictamen pericial no se ha señalado el nexo de causalidad entre la conducta del acusado y la muerte del agraviado, ya que el Ministerio Publico no lo ha solicitado de manera expresa; además se ha acreditado que no existe historia clínica en el Hospital Las Mercedes.
Refirió que en el presente caso no se presentaron los criterios para entubar al agraviado y que el uso de manitol resultaba contraindicado en pacientes que presentan sangrado intracraneal. De otro lado refirió que el perito José Tintaya Delgado no es Especialista.
Respecto a la ocurrencia policial manifestó que si bien es cierto que en dicho documento se señala como hora de ingreso las once y quince minutos, también lo es que se señala que el agraviado fue atendido por el acusado. De otro lado resaltó las contradicciones incurridas en por la abuela materna del agraviado; así como los testigos de cargo Carlos Alberto Chudan Torres y Alberto Alegria Reategui han confirmado la presencia del acusado en el servicio de emergencia.
Finalmente refirió que de acuerdo a la norma técnica de referencia y contrarreferencia se señala que son los Directores y Jefes de Guardia la responsabilidad administrativa en el caso de falta de ambulancia.

SEPTIMO: VALORACION JUDICIAL DE LA PRUEBA:
7.1. HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS PROBADAS: Respecto de los hechos objeto de la imputación, del debate probatorio se ha logrado acreditar lo siguiente:
1) El día veintiún de Enero del año dos mil nueve, el menor Ursus Aldair Zambrano Ibana sufrió un accidente de transito; hecho acreditado con las testimoniales de cargo y el examen pericial de los médicos legistas.
2) El menor agraviado referido ingresó al servicio de emergencia a las doce horas con cuarenta y cinco minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve, hecho acreditado con la historia clínica y hoja de enfermería. Cabe indicar que en ambos documentos se consigna la misma hora.
3) El acusado Carlos Chero Olivos, en su condición de medico cirujano, laboró en el servicio de emergencia en el área de cirugía, en el turno diurno, el día veintiún de Enero del año dos mil nueve, hecho corroborado con las testimoniales de cargo y descargo.
4) El día veintiún de Enero del año dos mil nueve, en el turno diurno del Hospital Belén estuvieron el Jefe de Guardia Alejandro Chira Bernabe; el medico Carlos Chero en el área cirugía; el Medico Alberto Reategui en el área de pediatría; un medico en el área de ginecología que no se identificó; el técnico enfermero Carlos Alberto Chudan Torres y la enfermera Margarita Paredes; hecho corroborado por las testimóniales de Carlos Alberto Chudan Paredes y Alberto Reategui Alegría.
5) El acusado no ordenó el entubamiento del agraviado ni le suministró manitol; hecho acreditado con el dictamen pericial y la historia clínica.
6) El acusado ordenó la referencia del agraviado a las trece horas con treinta minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve; hecho acreditado con el dictamen pericial y la historia clínica.
7) En el Hospital Belén no se puede intervenir quirúrgicamente en este tipo de casos; hecho corroborado con el dictamen pericial.
8) Al día veintiún de Enero del año dos mil nueve en el Hospital Belén había una sola ambulancia; hecho acreditado con las testimoniales de Moisés Alejandro Rosario Borrego y Carlos Alberto Chudan Torres.
9) El día veintiún de Enero del año dos mil nueve, la ambulancia del Hospital Belén fue enviada al Bosque de Pomac a fin de cubrir una emergencia por el desalojo efectuado en dicha zona, desde las ocho horas hasta las cinco de la tarde, aproximadamente; hecho corroborado con la testimonial de Moisés Alejandro Rosario Borrego; versión confirmada con las testimóniales de Angelita Rodríguez Palacios; Carlos Alberto Chudan Torres y Carlos Alberto Reategui Alegría
10) El agraviado al momento de su ingreso al Hospital Belén no presentó dificultad respiratoria ó ritmos respiratorios anormales; la saturación del paciente fue del noventa y ocho por ciento; no presentó fractura facial, ni sangrado; pero si habían vómitos; hecho acreditado con el dictamen pericial y la historia clínica.
11) Se ha registrado la evaluación médica y los actos médicos realizados por el acusado hasta las trece horas con treinta minutos el día veintiún de Enero del año dos mil nueve; hecho acreditado con el dictamen pericial y la historia clínica.
12) El agraviado Ursus Aldair Zambrano Ibana fue trasladado al Hospital las Mercedes en una ambulancia de los Bomberos de Lambayeque, acompañado de un interno del Hospital Belén; hecho acreditado con las testimoniales de Angelita Rodríguez Palacios y de Carlos Alberto Chudan Torres.
13) El agraviado ingresó al Hospital Las Mercedes de Chiclayo a las dieciséis horas con cincuenta minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve; hecho acreditado con el dictamen pericial.
14) A las diecisiete horas con treinta y cinco minutos aproximadamente, del día veintiún de Enero del año dos mil nueve, se le tomaron tomografías al agraviado, en el Hospital Las Mercedes; hecho corroborado con el dictamen pericial.
15) El agraviado no fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Las Mercedes; hecho acreditado con el dictamen pericial.
16) La Historia Clínica del Hospital Las Mercedes correspondiente al agraviado se haya extraviada; hecho acreditado con el dictamen pericial.
17) El agraviado Ursus Aldair Zambrano Ibana falleció a las diecinueve horas con cuarenta y cinco minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve, en el Hospital las Mercedes; hecho acreditado con el certificado de defunción y el dictamen pericial
18) La causa de muerte del agraviado Ursus Aldair Zambrano Ibana fue TEC grave por accidente de transito; hecho acreditado con el certificado de defunción y el examen pericial; en el cual se ha examinado el protocolo de autopsia.
19) Por el mismo hecho se ha seguido un proceso judicial contra el motótaxista que ocasionó el accidente de transito, quién fue absuelto; hecho corroborado por las testimoniales de los padres del menor agraviado
6.2. HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS NO PROBADAS: Respecto de los hechos objeto de incriminación, del debate probatorio no se ha logrado acreditar que:
1) El agraviado Ursus Aldair Zambarano Ibana haya ingresado al servicio de emergencia del Hospital Belén a las horas y quince minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve; toda vez que en el examen pericial los peritos han señalado fehacientemente que no se puede determinar la hora exacta del ingreso de dicho paciente, ya que en el informe policial se ha consignado dicha hora; en el gráfico de signos vitales no aparece en forma clara la hora, pero se advierte que se ha consignado una hora superior al mediodía; y en historia clínica y en la hoja de enfermería se consignó la hora de ingreso a las doce horas con cuarenta y cinco minutos del citado día. Cabe indicar que el Ministerio Publico ha pretendido acreditar la referida proposición factica con la ocurrencia policial suscrita por el SOB PNP Robin Domínguez Mayanga; sin embargo, no se ha ofrecido la testimonial del citado policía a fin de que se pueda generar convicción en el Juzgador de este hecho, por lo que no se puede valorar este documento aunque forme parte de los elementos con los cuales los peritos han elaborado su dictamen pericial, mas aún si los citados peritos han determinado que ellos no pueden establecer con certeza la hora de ingreso del agraviado al servicio de emergencia del Hospital Belén por la diversidad de horas que se han consignado en diversos documentos.
2) No se ha acreditado que el acusado haya llegado a las dos de la tarde del día veintiún de enero del año dos mil nueve al servicio de emergencia del Hospital Belén de Lambayeque, pues, la única prueba de cargo actuada para corroborar dicha proposición factica es la testimonial de Angelita Rodríguez Palacios; quién ha manifestado que llegó a las trece horas aproximadamente, y que salió del Hospital hasta en tres oportunidades. Además debe tenerse en cuenta que la citada testigo ha incurrido en contradicciones en su declaración previa dada ante el Ministerio Publico y en la dada en este juicio; pues en la primera señaló que conversó con el acusado hasta en tres oportunidades y en la segunda ha referido que sólo conversó con él cuando el acusado dispuso la sutura de la herida; además la testigo mencionada ha manifestado que en recién en este juicio ha podido identificar al acusado. De otro lado debe precisarse que la versión dada por la testigo referida ha sido contradicha por los testigos de cargo, Carlos Alberto Chudan Torres y Carlos Alberto Reategui Alegría; quienes ante la precisión requerida por el Juzgador manifestaron que el acusado el día de los hechos estuvo en el servicio de emergencia durante todo el turno diurno; y que en ningún momento han visto que haya abandonado dicho servicio. Finalmente no se pueden valorar las testimoniales de los padres del menor agraviado respecto a este hecho, pues, éstos son testigos de referencia, y han tomado conocimiento de los hechos por las versiones de sus familiares, entre las cuales está la abuela materna.
3) Exista un nexo de causalidad entre la conducta del acusado y la muerte del agraviado, puesto que en el Dictamen pericial no ha establecido de manera fehaciente dicho hecho, pues, según los peritos, el Ministerio Publico no les solicitó un pronunciamiento al respecto.
4) El acusado haya abandonado al menor agraviado; puesto que los testigos de cargo Carlos Alberto Chudan Torres y Alberto Alegría Reategui han señalado que el procesado siempre estuvo pendiente de dicho menor.
5) En el Hospital Las Mercedes el paciente haya llegado con vómitos que hayan comprometido la vida e incluso en la necropsia no se ha determinado que el paciente haya aspirado vómitos ya que se encontró en la traquea contenido sanguinolento y no gástrico; hecho corroborado con el dictamen pericial.

OCTAVO: JUICIO DE SUBSUNCION
Establecidos los hechos así como la normatividad jurídico penal pertinente, corresponde realizar el juicio de subsuncion que abarca el juicio de tipicidad, juicio de antijuricidad y el juicio de imputación personal o verificación de culpabilidad.

8.1. JUICIO DE TIPICIDAD
Con relación al tipo objetivo se va a tener en consideración lo expuesto en el considerando cuarto de la presente sentencia. Así se tiene que:
1) RESULTADO MUERTE: Tal como se ha señalado está acreditada la muerte del menor Ursus Aldair Ibana Zambrano, quién de acuerdo al dictamen pericial falleció por TEC grave por accidente de transito.
2) INFRACCION DEL DEBER DE CUIDADO POR PARTE DEL ACUSADO QUE HAYA CAUSADO LA MUERTE DEL AGRAVIADO: De acuerdo a la teoría del caso de la Fiscal y de los alegatos de clausura se tiene que se imputa al acusado que en su calidad de medico de guardia del servicio de emergencia del Hospital Belén no atendió en forma oportuna al agraviado, ya que éste ingresó a dicho nosocomio a las once horas y quince minutos del día veintiún de Enero del año dos mil nueve, pero el acusado recién lo atendió a las trece horas con treinta minutos del citado día, por qué no se encontraba en el Hospital, y que fueron la enfermera y el interno que lo atendieron a las doce horas y cuarenta y cinco minutos; por lo que no se pudo disponer el traslado oportuno e inmediato al Hospital Las Mercedes de la ciudad de Chiclayo a fin de que lo puedan intervenir quirúrgicamente. De otro lado se ha imputado al acusado que no ha observado los procedimientos señalados en el reglamento internacional del ATLS consistente en que no se procedió a la entubación del agraviado y no se suministró manitol.
Al respecto debe tenerse en cuenta que: “El deber de cuidado debido se origina de fuentes diversas como los reglamentos de transito, de deporte, de hospitales, de minería, de arquitectura, de ingeniería, etc.; y ante la ausencia de reglamentaciones se aplica las reglas de la experiencia general de la vida. En esas circunstancias debe aparecer una mediana inteligencia y el sentido común en el objeto jurídico para apreciar los hechos de acuerdo a su sana crítica e identificar si la conducta del sujeto activo afectó algún deber de cuidado exigido. Caso contrario si el operador de justicia, después de apreciar los hechos, llega a la conclusión que no se lesionó algún deber objetivo de cuidado, el delito culposo no aparece.”
En el presente caso el Juzgador concuerda con lo expuesto por la defensa respecto a que el Ministerio Público no ha señalado en forma específica el deber de cuidado que ha infringido el acusado, pues, tal como se ha señalado dicho deber se encuentra plasmada en una norma, la cual es objetiva y general, y por ende normativa.
A mayor argumento debe expresarse que si se pretende imputarse al acusado la infracción del deber de cuidado consistente en el abandono del servicio de emergencia, aunque no se ha indicado la norma infringida, se debe señalar que se ha determinado en el juicio, con la misma prueba de cargo (testimoniales de Carlos Alberto Chudan Torres y Alberto Reategui Alegría) que el acusado nunca abandonó dicho servicio.
Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es que si bien se ha determinado que ha existido una demora en el traslado del agraviado al Hospital Las Mercedes de Chiclayo, esto se debió a la falta de ambulancia en el Hospital Belén de Lambayeque, ya que dicha unidad se encontraba en el Bosque de Pomac, hecho que no puede ser imputado al acusado, pues, la norma técnica de referencia y contrarreferencia de los establecimientos del Ministerio de Salud, aprobada por Resolución Ministerial 751-2004, establece que “el establecimiento a través de sus directivos y/o jefe de guardia, asumirán la responsabilidad legal y administrativa por las consecuencias que devengan de un periodo mayor de observación”. Además debe tenerse en cuenta que los mismos peritos han determinado que desde la hora de ingreso del agraviado (doce horas y cuarenta y cinco minutos) hasta el momento que el acusado dispuso la referencia al Hospital Las Mercedes (trece horas con treinta minutos) fue un tiempo prudencial en la atención al paciente.
Con relación a la omisión de procedimientos señalados en el ATLS (Programa avanzado de apoyo vital en trauma para médicos) debe precisarse que éste constituye sólo un curso; incluso los peritos lo han definido como una guía. Es así que el mismo manual de curso establece que “El curso de ATLS ofrece un método fácil de recordar para el abordaje de la evaluación y tratamiento de las víctimas de trauma, que pueda ser aplicado por cualquier médico independientemente de su especialidad, aún bajo las situaciones de estrés, ansiedad e intensidad que acompañan al proceso de reanimación” .
En consecuencia, resulta errada la afirmación del Ministerio Publico cuando afirma que el ATLS constituye un reglamento internacional, ya que no es una norma objetiva y general, máxime si se tiene en cuenta que dicho curso tiene por objetivo general “…orientar al médico participante en la evaluación y tratamiento iniciales del paciente traumatizado” .
No obstante haber establecido que el ATLS es un curso y no una norma, debe señalarse que tal como se ha demostrado con la historia clínica y el dictamen pericial, el agraviado al momento de su ingreso al Hospital Belén no presentó dificultad respiratoria ó ritmos respiratorios anormales; la saturación del paciente fue del noventa y ocho por ciento; no presentó fractura facial, ni sangrado; pero si habían vómitos; hecho acreditado con el dictamen pericial y la historia clínica, es decir, solo existía el criterio de para intubación referida a que el agraviado presentó TEC grave con una escala de Glasgow menor a 8, y si bien es cierto los peritos han afirmado que en este caso el ATLS recomienda siempre la intubación, también lo es que tal como se ha señalado el ATLS es un curso que orienta al médico y no una norma de estricto cumplimiento, para lo cual se debe tener en cuenta que la saturación del paciente se encontraba dentro de los parámetros normales; y respecto a los vómitos se ha determinado que la causa de la muerte del agraviado no fue por asfixia.
De otro lado, ha quedado establecido por los mismos peritos que el uso de Manitol es controversial en la actualidad y tiene contraindicaciones.
Finalmente, ha quedado plenamente acreditado con el dictamen pericial que la causa de la muerte del agraviado es TEC grave por accidente de transito; y que por tal motivó el Ministerio Publico formuló acusación por el delito de Homicidio Culposo contra el motótaxista que causó el accidente; es decir, el Ministerio Publico en ese momento postuló una teoría del caso que resulta incompatible con la teoría expuesta en este juicio; ya que en un primer momento considera que la conducta negligente del motótaxista es la causa de la muerte del agraviado y en otro posterior considera que la conducta del acusado en su actuación de médico es la verdadera causa del mismo resultado; e incluso se advierte que en la audiencia de control de acusación el Ministerio Publico en un primer momento varió el requerimiento de acusación por uno de sobreseimiento, el cual lo sustentó, y luego que la Juez de Investigación Preparatoria le informara sobre un reporte en el que se daba cuenta que el motótaxista había sido absuelto; la Fiscalía retiró el requerimiento de sobreseimiento y sustentó una acusación.

3) LA VIOLACION DEL DEBER DE CUIDADO POR PARTE DEL AGENTE HAYA SOBREPASADO EL RIESGO PERMITIDO: En el punto anterior se ha concluido que no existe incumplimiento de un deber de cuidado imputado específicamente y contenido en una norma de estricto cumplimiento, por lo que no se puede alegar que en el caso de autos se haya producido una violación del deber de cuidado causado por el acusado que haya sobrepasado el riesgo permitido.
4) COMPROBACION SI LA MUERTE DEL AGRAVIADO ES LA CONSECUENCIA DIRECTA DE LA CONDUCTA INFRACTORA DEL AUTOR:
Si bien es cierto que ya se señaló que no se ha imputado en forma especifica la violación de un deber de cuidado contenido en una norma, ni mucho menos se ha demostrado su existencia, el Juzgador considera necesario precisar que aún en el caso que se hubiera demostrado tal infracción por parte del acusado, en presente caso no se hubiera podido demostrar que la infracción de dicho deber hubiere sido la causa de la muerte del agraviado, pues, el Ministerio Publico no solicitó a los peritos médicos legistas que establezcan si la conducta negligente del acusado fue la causa o una concausa de la muerte del agraviado, tal como los mismos peritos han reconocido en su examen pericial cuando han señalado que en su examen no se ha determinado el nexo de causalidad entre la conducta de los médicos del Hospital Belén y la muerte del agraviado.
Con relación al tipo subjetivo carece de objeto pronunciarse al respecto al haberse determinado la falta de concurrencia de los elemento del tipo objetivo.
Por lo expuesto se concluye que la conducta imputada al acusado por parte del Ministerio Publico resulta atípica; en consecuencia carece de objeto efectuar el juicio de antijuricidad y de imputación personal.
NOVENO: COSTAS: De conformidad con lo dispuesto en el artículo 499, inciso 1) del Código Procesal Penal, el Ministerio Publico se encuentra exento del pago de costas.

Por éstas consideraciones, apreciando las pruebas y juzgando los hechos con criterio de conciencia que faculta la ley, y en aplicación de lo dispuesto en los artículos trescientos noventa y cuatro y trescientos noventa y ocho del Código Procesal Penal, concordante con el articulo ciento once del Código Penal; Administrando Justicia a Nombre de la Nación, FALLO: ABSUELVO A CARLOS CHERO OLIVOS, cuyas generales de ley obran en la parte expositiva de la presente sentencia de los cargos que se le imputa como autor del delito contra La Vida el Cuerpo y la Salud, en su modalidad de Homicidio Culposo, previsto en el artículo ciento once del Código Penal vigente, en agravio de URSUS ALDAIR ZAMBRANO IBANA. DISPONIÉNDOSE la anulación de los antecedentes penales y judiciales que se hayan generado por la apertura del presente proceso. CONSENTIDA O EJECUTORIADA que sea la presente resolución y cumplidos que sean los plazos; ARCHIVESE LA PRESENTE CAUSA POR SECRETARIA, en la forma y estilo de Ley. Dándose por notificadas a las partes asistentes a esta audiencia., sin perjuicio de publicar la presente en la dirección electrónica www.juzgadounipersonallambayeque.blogspot.com.





1 comentario:

  1. Leída todo este texto complejo estoy de acuerdo con el fallo, los padres se equivocaron de demandado, pues o fue el Galeno del hospital Belen de Lambayeque, el culpable, sino el mototaxista en primer término y luego el descuido y desamor de los padres, no se debe dejar a los hijos a cuidado de terceros.
    Doy mis votos de éxito y victoria al Dr. Carlos Alberto Chero Olivos y su equipo de trabajo. Por qué culpar lo indefendible. Dios existe.

    ResponderEliminar