martes, 4 de mayo de 2010

SENTENCIA ABSOLUTORIA EN EL PROCESO SEGUIDO CONTRA JOSE ORLANDO DAMIAN AMAYA, POR EL DELITO DE DESOBEDIENCIA Y RESISTENCIA A LA AUTORIDAD .

JUZGADO PENAL UNIPERSONAL – LAMBAYEQUE


EXPEDIENTE : 03430-2009-62-1708-JR-PE-01
ESPECIALISTA : MATILDE R. SAMPEDRANO DURANGO
IMPUTADO : JOSE ORLANDO DAMIAN AMAYA.
DELITO : VIOLENCIA Y RESISTENCIA A LA AUTORIDAD
AGRAVIADO : ESTADO.


SENTENCIA


LAMBAYEQUE, TRES DE MAYO
DEL AÑO DOS MIL DIEZ.-
RESOLUCIÓN NÚMERO: CINCO


VISTOS Y OIDA: La presente causa en audiencia pública:
1. IDENTIFICACION DE LA PROCESADA:
JOSE ORLANDO DAMIAN AMAYA, identificado con documento nacional de identidad numero 16741014, natural de Tucume, domiciliado en la calle Los Incas sin numero – Tucume, casado, de treinta y cinco años de edad, nacido el día veintidós de Agosto de mil novecientos setenta y cuatro, hijo de Maximino Damian Suclupe y doña Clotilde Amaya Santisteban, chofer profesional, tiene cicatrices por intervenciones quirúrgicas; sin tatuajes, y no registra antecedentes penales.
2. PRETENSIÓN PUNITIVA:
Mediante acusación fiscal el Ministerio Público formalizó su pretensión punitiva, mediante la atribución de los hechos, calificación Jurídica y petición de pena que a continuación se indican:
Teoría del caso del fiscal.- En el alegato preliminar la Fiscalía señaló que en el juzgamiento va a demostrar que el día ocho de Junio del año dos mil nueve, el acusado José Orlando Damián Amaya impidió mediante actos de amenaza que el suboficial Sergio Augusto Cherres Peche ejerza sus funciones que le faculta la Constitución y la Ley Orgánica de la Policía Nacional.
Arguye la Fiscal que en la fecha indicada el citado suboficial se encontraba de servicio de guardia en la comisaría de Tucume y fue comisionado por el comandante de guardia Humberto Labrin Suyon para que registrara una denuncia por accidente de transito en agravio de la señora Maria del Carmen Yacila Casusol, hecho ocurrido en el interior del vehículo de transporte público de placa de rodaje RC - 6228 conducido por el acusado, para lo cual recibió la documentación del vehículo, como la tarjeta de propiedad vehicular, tarjeta de permiso de circulación, tarjeta de seguro obligatorio por accidente de transito y la licencia de conducir del procesado, y en esos instantes llegó a la referida Comisaría el señor Gregorio Siesquen Quiroz para solicitar la intervención policial, por cuanto a escasos metros de la dependencia policial se produjo un accidente de transito entre una combi y una mototaxi, en el cual hubo heridos, por lo que el suboficial Sergio Cherres Peche al ser el único efectivo que se encontraba en la comisaría decidió ir al lugar del accidente para socorrer a los heridos e identificar a los responsables e indicó a doña Maria del Carmen Yacila Casusol y al acusado que esperaran un momento; sin embargo, el procesado reaccionó de manera violenta y le exigió que le devuelva sus documentos, y al no hacerlo el acusado lo interceptó al citado suboficial en el exterior de la comisaría, le impidió que continuara su marcha, le obligó a retroceder mediante empujones, intentó agredirle con puñetes e intentó arrebatarle el arma que el policía mencionado colgaba en su cintura, por lo que éste se vio obligado a efectuar un disparo al aire y retrocedió a la comisaría, pero el acusado lo siguió en forma amenazante, ante lo cual pidió ayuda a sus colegas, y en este momento se apersonó el policía Hussein Cachay Barreto a quién le pidió que vaya al lugar del accidente, pero éste ya no encontró a nadie en dicho lugar.

2.1. Calificación jurídica.- El supuesto fáctico antes descrito ha sido calificado jurídicamente por la fiscalía como delito contra la administración pública, en la modalidad de violencia y resistencia a la autoridad – forma agravada, en agravio del Estado, tipificado en el artículo 365 del Código Penal, concordante con el artículo 367, inciso 3) del mismo cuerpo de leyes.
2.2. PETICIÓN DE PENA El Ministerio Publico solicita por ello se le imponga cuatro años de pena privativa de libertad.
3. PRETENSION CIVIL: La representante del Ministerio Publico solicitó el pago de doscientos nuevos soles por concepto de reparación civil.

4. ARGUMENTOS DE LA DEFENSA.
4.1. Teoría del caso de la defensa. Por su parte, la defensa del imputado refirió que en el Juzgamiento desvirtuara la tesis del caso de la Representante del Ministerio Publico, por cuanto los hechos expuestos en ésta no se ajustan a la realidad de los hechos, tal como se probará en el debate.
4.2. Posición del acusado. El acusado manifestó que no se considera responsable de los hechos materia de investigación.
4.3. CALIFICACIÓN JURÍDICA DE LA DEFENSA: El acusado y su defensa no han objetado la calificación jurídica efectuada por el Ministerio Publico.
4.4. PETICIÓN DE LA DEFENSA: La defensa solicita la absolución del acusado.

Luego de efectuada la actuación probatoria y expuestos los alegatos finales de las partes, se declaró cerrado el debate, se pasó a deliberar y se dispuso la lectura de la sentencia para el día tres de Mayo del año en curso, a las dieciséis horas con diez minutos, en la Sala de audiencias del Juzgado Unipersonal de Lambayeque, la misma que se realizará con las partes que concurran a dicho acto.
CONSIDERANDO:
El establecimiento de la responsabilidad penal supone, en primer lugar la valoración de la prueba actuada con la finalidad de establecer los hechos probados; en segundo lugar, la precisión de la normatividad aplicable; y, en tercer lugar, realizar la subsunción de los hechos en la normatividad jurídica. Posteriormente, de ser el caso, se individualizará la pena y se determinará la Reparación civil. En consecuencia se tiene:
PRIMERO: El delito contra la Administración Publica, en su modalidad de violencia y resistencia a la autoridad, figura de violencia contra funcionario publico, previsto y sancionado en el artículo 365 del Código Penal, se configura cuando “el agente, sin alzamiento publico, mediante violencia o amenaza, impide a una autoridad o a un funcionario o servidor publico ejercer sus funciones o le obliga a practicar un determinado acto de sus funciones o le estorba en el ejercicio de ésta”. El bien jurídico en este delito “es el normal funcionamiento de la administración pública. El interés específico protegido es garantizar la libre formación de la voluntad estatal, encarnada en autoridades, funcionarios y servidores públicos, es decir, el libre ejercicio de la función y realización de los servicios públicos.”
SEGUNDO: En el presente caso la Representante del Ministerio ha sustentado su teoría del caso en la primera modalidad establecida en el tipo legal del artículo 365 del Código Penal, es decir, en que el acusado ha impedido al suboficial Sergio Augusto Cherres Peche, mediante actos de amenaza, ejercer sus funciones respecto a verificar la ocurrencia de un accidente de transito.
.
TERCERO: ACTUACION PROBATORIA: Durante el desarrollo del Juicio Oral fueron actuados los siguientes medios probatorios:
3.1. DE LA PARTE ACUSADORA- MINISTERIO PÚBLICO:
3.1.1. PRUEBA TESTIMONIAL:
TESTIMONIAL DE SERGIO AUGUSTO CHERRES PECHE: Refirió que labora en la División de Turismo y Medio ambiente en la ciudad de Chiclayo y que en el mes de Junio del año pasado trabajó en la Comisaría de Tucume.
Narró que el día ocho del citado mes se encontró de servicio, y que a las 2.30 pm. llegó a la comisaría de Tucume luego de ingerir sus alimentos, y el brigadier Humberto Labrin Suyon le entregó una tarjeta de propiedad, licencia de conducir, certificado de SOAT y tarjeta de permiso de circulación del vehiculo de placa de rodaje RC- 6228, para registrar una denuncia de un accidente de transito ocurrido en Chiclayo, en contra de José Orlando Damian Amaya, por lo que procedió a registrar la denuncia y antes de culminar se apersonó la persona de Gregorio Siesquen quién solicitó la intervención policial, ya que en el Grifo Pirámide se produjo un accidente de transito donde habían dos heridos de gravedad, por lo que indicó al acusado que lo esperara un momento por qué tenia que pasar el dosaje etílico, ante lo cual éste reaccionó y vociferó palabras subidas de tono y al salir de la comisaría el acusado le dio alcance a unos diez metros de la puerta de la comisaría y se le colocó delante de él y le dijo “oye tombo reconcha de tu madre, me vas a entregar los documentos o no “ “tu no vales nada”, etc, e impidió se dirigiera al grifo, y ante la negativa el acusado se le abalanzó contra él, lo empujó y le arrebató tres de los documentos de su vehículo, quedándose el testigo solo con la tarjeta de propiedad.
Refirió que la intención del acusado era quitarle el arma de fuego, por lo que tuvo que cubrir el arma con su mano derecha, y luego la sacó y efectuó un disparo al aire para persuadirlo, luego regresó a la comisaría, pero el acusado lo siguió para agredirlo, por lo que se escondió en el escritorio, y luego llevó un familiar del imputado y lo retiró de la comisaría, y precisó que no logró ir al lugar del accidente de transito.
Agregó que en esos momentos llegó el brigadier Labrin y el efectivo Cachay Barreto, a éste ultimo lo designó para que fuera al lugar del accidente de transito.
Manifestó que no uso su vara de reglamento por la estatura y contextura del acusado, y se sintió intimidado por el inculpado. Refiere que el técnico Labrin y otro policía se fueron a una diligencia a un caserío, mientras que el comisario y otro efectivo estuvieron en un velatorio en la ciudad de Illimo, por lo que al momento de los hechos estaba solo y que atendió a la agraviada en la primera sala de la Comisaría y que existe una gruta de Santa Rosa de Lima que esta fuera de la comisaría
Al ser sometido al contra interrogatorio refirió que tiene dieciocho años y cuatro meses de servicio y en la Comisaría de Tucume prestó servicios desde el mes de Diciembre del año dos mil seis al mes de Noviembre del año dos mil nueve 2009. Refirió que si tiene conocimiento de la Resolución número 207-2009 y que ha presentado un acto impugnatorio en la vía judicial por qué no esta acuerdo con la sanción impuesta por su comando.
Indicó que la primera persona en formular la denuncia fue la persona Maria Mercedes Yacila Casusol. Refirió que sus funciones como Policía es dar cumplimiento a las leyes, y que un policía cuenta con un silbato, una vara y arma de fuego. Respecto al uso de esta última indicó que se realiza cuando uno se siente amenazado.
Refirió que los documentos de las personas que intervienen se guardan en un escritorio, pero que en este caso no lo hizo por que el acusado los podía coger.
Indicó también que el acusado se encontró frente de él a 5 o 6 metros de distancia y que el arrebato de los documentos fue afuera de la comisaría, y posteriormente le quiso arrebatar el arma con las dos manos y agredirlo físicamente. Manifestó que ha prestado declaración en la inspectoria en donde declaró que el imputado el día de los hechos estuvo con otras personas y ante la pregunta efectuada por la defensora publica de ¿por qué ante el Ministerio Publico no señaló que intervinieron otras personas para quitarle el arma? No respondió de manera clara.
Refirió que ante una acción violenta de una persona contra un policía el procedimiento a seguir es que se debe usar la vara o arma de fuego. Asimismo manifestó que levantó un acta de denuncia por accidente de transito y que no leyó los derechos del acusado por que él no fue quien lo intervino, sino el colega ya referido. Dijo que contra el acusado no había ninguna orden de limitación de su libertad y que el señor Gregorio Siesquen se encontró en el interior de la Comisaría.
Ante el requerimiento de la descripción de la Comisaría mediante una fotografía de la Comisaría de Tucume se reafirma que no hay un muro en la sala de atención al público.
Finalmente indicó que conoce el contenido de la resolución 295-2009-IG-PNP-DIRENDES/IR-LAMBAYEQUE.IN.E-3.
TESTIMIONIAL DE GREGORIO SIESQUEN QUIROZ: Sometido al interrogatorio del Fiscal refirió que es cobrador de combi, en la ruta Chiclayo – Illimo. Manifestó que el día ocho de Junio del año dos mil nueve, a las 2.30 p.m. la unidad donde trabaja se dirigía de Illimo a Chiclayo, y se estacionó en la berma a recoger un pasajero y en esas circunstancias una moto los chocó por atrás, ante lo cual bajo y vio a los heridos, por lo que el chofer le ordenó que vaya a la policía. Refirió que al llegar a la Comisaría de Tucume encontró al Técnico Cherres y le dijo para ir al lugar donde se había producido el accidente, pero que el citado técnico tenia un problema con el acusado. Señaló que el Técnico Cherres salió de la comisaría, pero el acusado lo atajaba para que le entregara documentos, y en esas circunstancias el suboficial sacó su arma y efectúo un disparo al aire; luego el policía regresó a la comisaría y el testigo vio pasar a la combi con los heridos por lo que el se fue. Manifestó que no vio que el acusado trató de quitarle el arma, luego de reconocer y leer su declaración dada ante el Ministerio Publico, tampoco se advirtió que en dicha declaración el testigo haya manifestado ver cuando el acusado le quiso quitar el arma.
Sometido al contra interrogatorio por la defensora publica indicó que cuando llegó a la Comisaría encontró al Técnico Cherres y al acusado y una señora que estaban discutiendo, precisó que se encontró a un metro de distancia de la discusión del acusado y el técnico Cherres, y éstos estaban frente a frente. Señaló que estuvo cinco minutos en la Comisaría
TESTIMONIAL DE MARIA MERCEDES DEL CARMEN YACILA CASUSOL: Sometida al interrogatorio de la Fiscal indicó que vive en la ciudad de Chiclayo y trabaja como docente en la ciudad de Tucume, para lo cual viaja en las combis que conducen a dicho Distrito. Refiere que el día ocho de Junio del año dos mil nueve, a la una y media de la tarde aproximadamente, subió a una combi, el chofer de la combi en que viajaba por huir de un policía de transito cruzó a excesiva velocidad un rompe muelle ubicado a la altura del Colegio Mogrovejo – Chiclayo, y como ella iba en la parte posterior de la combi se golpeó la cabeza con el techo de la combi, y como sentía dolor le dijo al cobrador que no le iba a pagar el pasaje. Narró que al llegar a Tucume el cobrador nuevamente le cobró el pasaje y ella se volvió a negar a pagar, por lo que el chofer de la combi quien era el acusado se dirigió a la Comisaría. Refirió que al llegar a la Comisaría el acusado le dijo a un policía “esta sinvergüenza no me quiere pagar el pasaje”; no obstante ella pagó el pasaje y le narró los hechos al policía, por lo que éste fue averiguar a los pasajeros de la combi quienes le contaron lo sucedido. Señala que en ese instante llamaron al policía que lo atendió, por lo que éste le entregó los documentos del vehículo al Policía Cherres para que asentara la denuncia, pero el acusado vociferaba palabras como “que tanto caso le haces a esa loca de mierda, de repente te la estas comiendo”; en esos instantes ingresó un señor para avisar que había ocurrido un accidente por el grifo, y como estaba solo el Técnico Cherres se dirigió a dicho lugar; sin embargo, el acusado no lo dejaba pasar, y a la altura de veinte metros de la comisaría el acusado le quiso quitar el arma, y al tratar de defenderse el policía, el acusado le quitó los papeles, ante lo cual el citado Técnico para defenderse hizo un disparo. Precisó que el acusado estaba solo, que ella salió de la comisaría para ver lo sucedido y que el Policía regresó a la comisaría, en donde el acusado la amenazó, y que luego llegó otro policía, quien se fue a ver el accidente.
Al ser sometida al contra interrogatorio por la abogada defensor, refirió que cuando llegó a la comisaría fue atendida en un escritorio donde estaban los guardias y que se encontraba entrando al frente.
Al re directo precisa que ha sido afuera de la comisaría donde el acusado le trató de quitar el arma, y que ha visto cuando la persona llegó a pedir ayuda por un accidente de transito y que el Técnico Cheres estaba solo.
Al contra examen precisó que el lugar del accidente ocurrió a unos veinte metros de la comisaría

TESTIMONIAL DE HUSSEIN CACHAY BARRETO Al ser sometido al interrogatorio por parte de la fiscal indicó que trabaja en la comisaría de Tucume y que el día ocho de Junio del año dos mil nueve estuvo de servicio. Precisó que en horas de la tarde del citado día estuvo en un sepelio de un colega en la ciudad de Illimo junto a una Teniente.
Refirió que en dicha dependencia hay cuatro suboficiales y la referida Oficial. Manifestó que al regresó a la Comisaría de Tucume fue comisionado a verificar un accidente de Transito ocurrido cerca de la comisaría pero ya no encontró a los heridos ni a la combi que había intervenido en el accidente.
Al ser sometido al contra interrogatorio por la abogada defensora indicó que no recuerda la hora en que regresó a la Comisaría de Tucume e indicó que encontró al Técnico Cherres y al Brigadier Labrin, siendo el primero de los nombrados quien le informó de la ocurrencia de dicho accidente. Precisa que el Grifo Pirámide esta cerca de la Comisaría

3.1.2. PRUEBA DOCUMENTAL:
- Acta de intervención policial del ocho de Junio del año dos mil nueve, suscrita por el Técnico Sergio Augusto Cherres Peche.
Corrido el traslado a la defensa esta manifestó que la citada acta ha sido redactada únicamente por el Policía Cherres.
La representante del Ministerio Publico afirmó que el citado suboficial fue la única persona que fue agredido y que las personas que se señalan en dicha instrumental han dado sus testimonios en este Juicio.

3.2. DE LA DEFENSA DEL ACUSADO:
3.2.1. EXAMEN DEL ACUSAD0 JOSE ORLANDO DAMIAN AMAYA:
Al interrogatorio del Ministerio Publico indica que es chofer profesional y trabaja en el transporte público, en la ruta Casa Blanca (Tucume) – Chiclayo. Respecto a la ocurrencia de los hechos señaló que el día ocho de Junio del año dos nueve, salió en su unidad móvil del paradero de Chiclayo con dirección a Casablanca. Indicó que en esa dirección no se percató de un rompe muelle por lo que cruzó a una velocidad de 20 a 40 kilómetros por hora sin darse cuenta que alguno de los pasajeros habían sufrido lesiones. Narró que al salir a la Panamericana, a la altura del Grifo Nororiente, su cobrador le informó que una pasajera no quería pagar el pasaje por qué había sufrido lesiones.
Refirió que al llegar a Tucume su cobrador le volvió a indicar que la citada señora no quería pagar el pasaje, por lo que se dirigió a la Comisaría de dicho Distrito en donde fue atendido por el Técnico Labrin a quien le indicó lo sucedido, por lo que éste designó al Técnico Cherres para que tome la manifestación; sin embargo, señala que de denunciante pasó a ser denunciado. Manifestó que le refirió al Técnico Cherres que si la citada señora estaba agraviada que le diera un certificado medico por cuanto su carro contaba con SOAT. Luego ha pasado a la Sala donde atienden al publico en donde el Técnico Cherres le dijo que él debía pagar a la señora por las lesiones, y luego lo llamó cerca de la puerta de la comisaría donde le manifestó que debía haber un arreglo lucrativo para dejarlo ir, ante lo cual se negó, y en ese momento el Técnico Cherres se enfureció, le pidió los documentos y le mentó la madre, por lo que se puso nervioso y le entregó la tarjeta de propiedad, desconoce si alguien escuchó las amenazas y los insultos que recibió. Precisó que la señora estaba dentro de la comisaría y que en la puerta de esta dependencia hay un muro que impide la visión.
Indicó que como estaba nervioso los documentos se le cayeron y al agacharse para recogerlos el citado Técnico saco su revolver y luego hizo un disparo al aire, y en ese momento escuchó que la gente corría hacia el grifo por qué se había producido un accidente de transito, y el Técnico Cherres se fue a dicho lugar.
Al ser interrogado por su abogado defensor señaló que si conoce la Comisaría de Tucume y procedió hacer un croquis de la misma y lo describió. Luego precisó que la pasajera se ubicó en la sala de atención público (panamericana sur) donde hay una mesa. Refirió que en dicho lugar los atendió el Técnico Cherres y reiteró que dicho policía lo llamó a la puerta para presionarlo económicamente, en donde sucedieron los hechos narrados, es decir, fuera de la comisaría.
Alega que en ningún momento ha ejercido violencia sobre el agente policial, no intentó arrebatarle el arma de fuego, y precisó que el Técnico efectuó el disparo luego que le diera la tarjeta de propiedad.
Refirió que no se percató de la presencia de Gregorio Quiroz y que no tiene antecedentes penales.
Al ser sometido al re directo por la Fiscal con relación al croquis efectuado por el acusado, éste manifestó que desde la puerta de la comisaría hasta la mesa donde atienden al público hay cuatro a cinco metros de distancia. Luego ante la pregunta sobre la manifestación policial rendida dijo que no había más policías.
Al contra interrogotario señala que la sala atención del publico esta dividida por un muro respecto a la puerta principal que obstaculiza la visión a la puerta .
3.2.2. PRUEBA DOCUMENTAL:
- RESOLUCION N 295 -2009- IG-PNP-DIRENDES/IR-LAMBAYEQUE.INV.E3.
La representante del Ministerio Publico indicó que la citada resolución es de un proceso administrativo que no enerva la conducta del acusado.
Por su parte la defensa indicó que si debe valorarse por qué en dicho documento se señaló las versiones de los testigos que han asistido a este juicio, en donde se puede observar serias contradicciones.

CUATRO: VALORACION DE LAS PRUEBAS POR LAS PARTES – ALEGATOS FINALES:
- La Representante del Ministerio Publico ha alegado que ha quedado demostrado que la conducta del acusado ha impedido que el suboficial Cheres cumpla con sus deberes de intervenir en un accidente de transito, a través de amenazas suficientes del acusado que doblegaron su voluntad. Señaló que la testigo Maria Mercedes Yacila Casusol ha referido de manera uniforme que el acusado trató de quitarle el arma y golpearlo al Técnico Cherres. De igual forma el mismo Testigo Cherres ha narrado los hechos en su agravio. Por su parte, el testigo Siesquen ha dado cuenta que fue a solicitar la intervención policial, mientras que con el testimonio de Hussein Cachay Barreto se ha probado que cuando éste llegó al lugar del accidente ya no encontró a los heridos. Indicó que la Resolución de inspectoria en nada desvirtúa la acusación fiscal, por qué la conducta del Técnico Cheres no es materia de juzgamiento y por qué dicha resolución no tiene calidad de cosa juzgada, por lo que solicitó la pena señalada en la acusación
- La defensa del acusado alegó que la tesis incrimanatoria ha sido desvirtuada, mas bien se ha comprobado que el acusado fue victima de una intervención arbitraria, ya que su patrocinado fue a la Comisaría de Tucume para asentar una denuncia por un pasaje impago; sin embargo, su patrocinado terminó siendo denunciado, tal como lo ha señalado la testigo Yacila. Indicó que el técnico Cherres ha entrado en contradicciones, ya que éste ha referido que a seis metros de distancia el acusado le quiso quitar el arma que llevaba en la cintura, así mismo manifestó que en la Inspectoria el citado testigo declaró que el imputado junto con otras personas le intentaron quitar el arma; sin embargo, en este juicio ha indicado que el acusado ha estado solo.
De igual forma refiere que la testigo Yacila ha entrado en contradicciones ya que en un primer momento dijo que estaba dentro de la comisaría; sin embargo, luego manifestó que ella vio la agresión afuera de la misma. Finalmente solicitó la absolución de la acusación fiscal.

QUINTO: VALORACION JUDICIAL DE LA PRUEBA:
5.1. HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS PROBADAS: Respecto de los hechos objeto de la imputación, del debate probatorio se ha logrado acreditar lo siguiente:
a) En la ciudad de Chiclayo, el día ocho de Junio del año dos mil nueve, la señora María Mercedes del Carmen Yacila Casusol subió al vehiculo de placa de rodaje RC-6228, conducida por el acusado José Orlando Damian Amaya, con la finalidad de trasladarse a su trabajo en el distrito de Tucume; hecho acreditado con las testimoniales de María Mercedes del Carmen Yacila Casusol y Sergio Agusto Cherres Peche, así como por la declaración del acusado.
b) Doña María Mercedes del Carmen Yacila Casusol durante el viaje referido se negó a pagar el pasaje por qué adujo que había sufrido un golpe en la cabeza por una maniobra imprudente del acusado; hecho corroborado por las testimoniales de María Mercedes del Carmen Yacila Casusol y Sergio Agusto Cherres Peche, así como por la declaración del acusado.
c) Ante la negativa de pagar el pasaje por parte de María Mercedes del Carmen Yacila Casusol, el acusado se dirigió a la Comisaría del Distrito de Tucume; hecho corroborado por las testimoniales de María Mercedes del Carmen Yacila Casusol y Sergio Agusto Cherres Peche, así como por la declaración del acusado.
d) El policía Humberto Labrin Santoyo fue quien atendió en un primer momento al acusado y a doña María Mercedes del Carmen Yacila; hecho corroborado por las declaraciones de tales personas, así como por la testimonial de Sergio Augusto Cherres Peche.
e) Se ha acreditado que el suboficial Sergio Augusto Cherres Peche fue comisionado por el Policía Humberto Labrin Santoyo para que asentara una denuncia por accidente de transito, para lo cual recibió la documentación del vehículo conducido por el acusado, hecho corroborado por las testimoniales de María Mercedes del Carmen Yacila Casusol y Sergio Agusto Cherres Peche, así como por la declaración del acusado.
f) Al momento de asentar la denuncia el suboficial Sergio Augusto Cherres Peche era el único efectivo policial que se encontraba en la Comisaría; hecho corroborado con las testimoniales de cargo.
g) En el interior de la comisaría el suboficial Sergio Augusto Cherres Peche y el acusado discutieron; hecho corroborado por la testimonial de Gregorio Siesquen Quiroz.
h) Se produjo un accidente de transito entre una combi y una moto, a una distancia de veinte metros aproximadamente de la Comisaria de Tucume; hecho corroborado con las testimoniales de María Mercedes del Carmen Yacila Casusol, Sergio Agusto Cherres Peche, Gregorio Siesquen Quiroz, Hussein Cachay Barreto y la declaración del acusado.
i) Don Gregorio Siesquen Quiroz llegó a la Comisaría y solicitó la intervención policial por el citado accidente de transito; hecho corroborado con las testimóniales de dicha persona y de María Mercedes del Carmen Yacila Casusol y Sergio Agusto Cherres Peche.
j) El suboficial Sergio Augusto Cherres Peche salió de la comisaría del Distrito de Tucume con dirección al lugar del accidente de transito; que fue seguido por el acusado, y luego en la parte exterior de la comisaría el procesado se puso delante del citado suboficial a fin que éste le devuelva los documentos de su carro; hecho corroborado con las testimoniales de cargo.
k) Se ha acreditado que el Técnico Sergio Augusto Cherres Peche efectúo un disparo al aire y luego se regresó a la Comisaría; hecho corroborado con las testimoniales de cargo y con la declaración del acusado.
l) El Técnico Sergio Agusto Cherres Peche no acudió al accidente de transito antes referido, sino que designó al efectivo Hussein Cachay Barreto, quién al llegar al lugar de los hechos ya no encontró a la combi ni los heridos; hecho corroborado con las testimoniales de Sergio Augusto Cherres Peche y Husein Cachay Barreto.
m) El Técnico Sergio Agusto Cherres Peche fue sancionado administrativamente a seis días de arresto de rigor, por las infracciones descritas en la tabla de infracciones como G-42 y G-62 de la Ley 29356, por los hechos sucedidos objeto de investigación en este proceso; hecho corroborado con la Resolución N º 295-2009-IG-PNP-DIRENDES/IR-LAMBAYEQUE-INV. E3 y por la testimonial del suboficial Sergio Agusto Cherres Peche, quién ha reconocido la existencia de dicha resolución; así como de la resolución administrativa que confirma la sanción.
5.2. HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS NO PROBADAS:
No se ha acreditado de manera fehaciente los siguientes hechos:
a) El suboficial Sergio Augusto Cherres Peche haya solicitado al acusado dinero para dejarlo ir de la Comisaría.
b) El acusado haya empujado, intentado agredirlo físicamente y quitarle el arma del reglamento al Suboficial Sergio Augusto Cherres Peche; pues, si bien es cierto que el citado técnico y la testigo María Mercedes del Carmen Yacila Casusol han referido tales hechos, también lo es que el testigo Gregorio Siesquen Quiroz no vio tales circunstancias a pesar que éste se encontró a un metro de distancia de la discusión, tal como el testigo lo ha referido, por lo que resulta imposible que a tan corta distancia este testigo no hubiera observado hechos tan importantes, a diferencia de la otra testigo que ha señalado que presenció este hecho desde la puerta de la citada Comisaría. De otro lado, debe tenerse en cuenta que el testimonio del Suboficial Sergio Augusto Cherres Peche; así como lo consignado en el acta de intervención y/o constatación policial suscrita por el mismo técnico, en este extremo resulta inconsistente, pues, en su declaración testimonial no pudo aclarar por qué en el proceso administrativo seguido en su contra refirió que el acusado junto a otras personas intentaron quitarle el arma y agredirlo físicamente, mientras que en el Juzgamiento ha alegado que el acusado estaba sólo.

SEXTO: JUICIO DE SUBSUNCION
Establecidos los hechos así como la normatividad jurídico penal pertinente, corresponde realizar el juicio de subsuncion que abarca el juicio de tipicidad, juicio de antijuricidad y el juicio de imputación personal o verificación de culpabilidad.

JUICIO DE TIPICIDAD
El artículo 365 del Código Penal requiere que “El agente, sin alzamiento publico, mediante violencia o amenaza, impide a una autoridad o a un funcionario o servidor publico ejercer sus funciones o le obliga a practicar un determinado acto de sus funciones o le estorba en el ejercicio de éstas”. Cabe indicar que el Ministerio Publico ha sustentado su teoría del caso en el primer comportamiento típico, es decir, “impedir ejercer” y ha alegado como medio típico la amenaza; por lo que el Juzgador deberá determinar si los hechos probados se subsumen en este tipo. Con relación al comportamiento típico se tiene que tal como lo señala Fidel Rojas Vargas “impedir es un verbo de acción que implica el hacer no realizable el ejercicio de las funciones por parte de la autoridad, funcionario o servidor. Por lo tanto, esta primera modalidad de coacción al sujeto público es de naturaleza activa y de resultado. No basta para ser típica, que se produzca el intento o que el sujeto activo del delito desarrolle una simple actividad tendiente a impedir, debe impedir; obstaculizar, imposibilitar. Todo lo que no acceda al resultado es tentativa”. Respecto al medio típico de la amenaza el mismo autor indica que ésta “consiste en la intimidación o el anuncio de un mal probable y posible, de ocurrencia futura que afectará al sujeto pasivo especial. La amenaza al igual que la violencia, tiene un fin determinado: tratar de imponer la voluntad delictiva del sujeto activo del delito por sobre la voluntad funcional de la autoridad, funcionario o servidor publico con el argumento del temor de un mal anunciado”. Así mismo indica este autor que “La amenaza deberá ser, igual que la violencia, idónea para obtener el efecto buscado; es decir, tener aptitud causal para inducir o determinar al sujeto pasivo, ser grave, seria, posible, y de real e inminente realización. Las amenazas pueden ser directas o indirectas”.
De los hechos probados se tiene que tal como se ha señalado en la valoración judicial de la prueba actuada se ha demostrado que el día de los hechos el acusado luego de discutir con el suboficial Sergio Augusto Cherres Peche, lo siguió fuera de la Comisaría del Distrito de Tucume para reclamarle los documentos del vehículo RC-6228 y que se puso delante de él a fin de que dicho suboficial no continúe con su trayecto. De igual ha quedado establecido que no se ha demostrado que el acusado haya intentado agredirle ni quitarle el arma al citado suboficial.
De lo expuesto, se tiene que los hechos probados no se subsumen en el tipo objetivo del artículo 365 del Código Penal por cuanto la conducta desplegada por el acusado no puede ser considerada como apropiada para obstaculizar o imposibilitar la conducta del suboficial referido; en todo caso se trataría de una conducta que pudiera encuadrar en la modalidad típica de estorbar, la misma que no fue alegada por el Ministerio Publico en su teoría del caso.
Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es lo referido con el medio típico de la amenaza, pues, tal como ya se ha señalado ésta debe ser idónea para conseguir el efecto deseado, debe ser seria, posible y de inminente realización; por lo que no puede considerarse como amenaza ponerse delante de una persona y discutir con ella, insultarle si se quiere, mas aún si se tiene en cuenta que el citado suboficial tenia en su poder su arma de reglamento, la cual incluso hizo uso, y que el hecho que el citado suboficial se sienta atemorizado por el acusado es una situación subjetiva.
Con relación al tipo subjetivo, se tiene que en esta clase de delito el dolo debe ser directo, por lo que en autos no se ha demostrado que el acusado haya tenido como conducta final la intención de impedir las funciones del suboficial referido, sino la de reclamar sus documentos de su unidad móvil.
Habiéndose determinado que la conducta es atípica carece de objeto efectuar el juicio de antijuricidad y de imputación personal.
SEPTIMO: MOTIVO DE LA ABSOLUCION: Para que una conducta sea punible, ésta debe ser típica (la conducta imputada debe subsumirse en los elementos objetivos y subjetivos del tipo penal), antijurídica (la conducta no debe estar permitida por una causa de justificación, es decir, no debe se contraria al orden publico); y debe serle exigible al autor (no deben concurrir causas de inculpabilidad o error de prohibición); por lo que al no estar subsumida la conducta del acusado dentro del tipo legal del artículo 365 del Código Penal, los hechos imputados no constituyen el delito imputado.
OCTAVO: COSTAS: En el caso de autos no se ha constituido actor civil, y la acción penal ha sido ejercida por le Ministerio Publico en base a sus atribuciones, por lo que no corresponde la imposición de costas del juicio.
Por éstas consideraciones, apreciando las pruebas y juzgando los hechos con criterio de conciencia que faculta la ley, y en aplicación de lo dispuesto en los artículos trescientos noventa y cuatro y trescientos noventa y ocho del Código Procesal Penal; Administrando Justicia a Nombre de la Nación. FALLO: ABSUELVO A JOSE ORLANDO DAMIAN AMAYA, cuyas generales de ley obran en la parte expositiva de la presente sentencia de los cargos que se le imputa como autor del delito contra la administración Publica, en su modalidad de violencia y resistencia a la autoridad – forma agravada, en agravio del Estado, tipificado en el artículo 365 del Código Penal, concordante con el artículo 367, inciso 3) del mismo cuerpo de leyes., en agravio del Estado. DISPONIÉNDOSE la anulación de los antecedentes penales y judiciales que se hayan generado por la apertura del presente proceso. CONSENTIDA O EJECUTORIADA que sea la presente resolución y cumplidos que sean los plazos; ARCHIVESE LA PRESENTE CAUSA POR SECRETARIA, en la forma y estilo de Ley. Dándose por notificadas a las partes asistentes a esta audiencia, sin perjuicio que esta sentencia sea publicada en la dirección electrónica www.juzgadounipersonallambayeque.blogspot.com

1 comentario:

  1. bueno en esumen el agente no tiene que logar su objetivo, para quese configure el delito deviolencia y resistenciaa la autoridad.

    ResponderEliminar